sábado 07 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Victor Castillo

Cambios en el SOAT

Image
Columna de
Victor Castillo

Los recientes anuncios del ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, sobre las modificaciones propuestas para el SOAT, representan una noticia muy alentadora. Colombia necesita con urgencia realizar transformaciones al sistema para erradicar prácticas poco transparentes relacionadas con la atención de las víctimas de accidentes de tránsito. Durante un largo período, ha existido el denominado “cartel del SOAT” o “cartel de las ambulancias”, y la consecuencia más grave ha sido el angustiante “paseo de la muerte”, donde pacientes heridos son llevados a hospitales distantes al lugar del accidente, en vez de recibir atención médica inmediata en esa primera hora vital para salvar su vida.

Esta situación se ha generado por actos de corrupción que han sido implementados por centros hospitalarios que dan dádivas a la tripulación de las ambulancias buscando recibir el mayor número de pacientes. Además, el proceso se ha vuelto complejo por la normativa vigente. Los primeros $11 millones del costo de la atención se facturan a la aseguradora que expidió la póliza. El cobro de estas cuentas se convierte en un problema para las IPS ya que las Aseguradoras las devuelven, en muchas ocasiones por motivos no justificados, lo que alimenta acciones poco éticas. Previa certificación de la Aseguradoras de que ya cancelaron a los centros hospitalarios los servicios, las atenciones que superan la cifra anterior y hasta $28 millones, se facturan al ADRES, y a partir de este monto a la EPS a la cual está afiliado el paciente. Una práctica habitual de estas instituciones que “concentran” el manejo de los pacientes accidentados, es que una vez agotados los recursos del del SOAT inician el proceso de remisión del paciente a otra institución para continuar su tratamiento.

El ministro Jaramillo busca precisamente corregir este ‘viacrucis’ y facilitar el acceso al tratamiento en el hospital más cercano que cuente con la tecnología y capacidad necesarias. Así, no sólo se trata de mejorar la atención médica, sino de considerarla parte integral del sistema de salud, con gastos financiados a través del ADRES. Esto se llevaría a cabo según directrices de la reforma en curso en el Congreso, que incluye la implementación de un manual tarifario único.

Los cambios en el manejo de pacientes heridos en accidentes de tránsito es una solicitud esperada por el gremio hospitalario desde hace varios años. Aunque las pólizas de SOAT seguirían en vigor, se propondrían tarifas diferenciadas según el historial de conducción de los usuarios, similar a lo que existe en las pólizas de vehículos.

Hay que mencionar que esta política deberá ir acompañada de una mejora significativa en seguridad vial y educación, especialmente dirigida a los motociclistas, para que comprendan la importancia de respetar los carriles viales y dejen de lado la peligrosa costumbre de zigzaguear entre los vehículos, una conducta que ha provocado numerosas tragedias.

Es muy positivo que el Ministerio de Salud finalmente tome medidas para encontrar soluciones definitivas en este importante asunto. Sin duda, estas propuestas representan un paso fundamental hacia la creación de un sistema más transparente y eficiente en la atención de pacientes accidentados.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad