sábado 29 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Confianza y estabilidad económica

Fueron muy afortunadas las declaraciones del ministro de Hacienda, Dr. José Antonio Campo, en relación a la autorización de nuevos contratos de exploración y explotación petrolera
Image
Columna de
Victor Castillo

En la última semana ha mejorado el clima de confianza de los mercados y el sector empresarial, lo que ha generado que el dólar, que se acercaba a los $5.000, haya perdido $200 pesos en los últimos tres días. Las decisiones de Gobierno que ayudaron a generar este clima fueron, entre otras, la de retirar el impuesto a las pensiones, variar la fórmula a aplicar para el impuesto al petróleo y carbón, amarrándola a las cotizaciones internacionales, modificar las tasas y montos del impuesto al patrimonio y, la más importante, el nombramiento de la nueva junta directiva de Ecopetrol, donde ingresan cinco nuevos miembros, expertos en temas de hidrocarburos y connotados líderes empresariales, quienes ratificaron en la presidencia al Dr. Felipe Bayona.

Es necesario darle estabilidad y continuidad a Ecopetrol, empresa que tiene como principal accionista a la nación (88%). Su aporte a la economía del país es vital con el ingreso de divisas vía exportaciones, la creación de empleo y la dinámica económica que genera sus operaciones en las regiones. Adicionalmente, las utilidades para el año fiscal son superiores a 30 billones de pesos, recursos fundamentales para el presupuesto y viabilidad del país. Por esta razón, se ha generado a nivel general la defensa de esta empresa, enquistada en el corazón de los colombianos.

En ese sentido, fueron muy afortunadas las declaraciones del ministro de Hacienda, Dr. José Antonio Campo, en relación a la autorización de nuevos contratos de exploración y explotación petrolera. Esta es una decisión muy importante, ya que garantizará la autosuficiencia energética en un momento complejo para el mundo. No podemos ser ajenos a la situación que vive hoy Alemania, que al cerrar las plantas nucleares de generación de energía, perdió su autonomía y pasó a depender del gas ruso, decisión que hoy está pagando muy caro. Sería muy grave para el país afrontar una situación similar en el futuro.

Aunque es muy importante para Colombia y el mundo lograr la transición energética de los combustibles fósiles a los combustibles renovables, es imposible hacerlo abruptamente, según los máximos expertos en el tema. Se requiere un periodo de transición de al menos dos décadas, con un programa bien sustentado que permita crear la infraestructura y capacidades para esta transformación, tanto en la producción de energías no fósiles, como en la producción masiva de hidrógeno verde para disminuir los gases de efecto invernadero.

Indiscutiblemente este debe ser un tema de agenda global. Las cifras reflejan que el impacto de Colombia en este efecto es del 0,6%, de los cuales el 0,3 % es por causa de la deforestación. Por esta razón, si queremos aportar en la lucha contra el calentamiento global, el país debe iniciar por planes que frenen este fenómeno y restauren los bosques y selvas naturales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad