sábado 01 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Cuidémonos mientras llega la vacuna

Sin un medicamento probado para tratar efectivamente la infección en etapas tempranas y evitar las complicaciones, debemos insistir en las únicas medidas que hoy son efectivas para disminuir el riesgo de contagio
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

En la historia de las pandemias, la viruela, con más de 300 millones de vidas pérdidas hasta el siglo XX, es de lejos la que más muertes ha producido en la humanidad. La existencia del virus se prolongó por al menos 3.000 años, diezmando la humanidad durante el transcurso del tiempo.

A América fue traída por los españoles en 1520. Desde que arribó Colón a América, introdujo en nuestro continente infecciones no conocidas. La conquista de México en el Siglo XVI fue posible porque la población Azteca se vio afectada por la viruela y el sarampión, enfermedades que dejaron millones de indígenas muertos. A la postre, estas infecciones fueron el arma más importante para someter al pueblo.

Hoy, la viruela es la única enfermedad en los humanos que se ha logrado erradicar. El último caso diagnosticado se registró en 1977 y la OMS la declaró como erradicada en 1980. Esto se logró gracias a la vacunación masiva que tomó muchos años de esfuerzo de todos los países del mundo.

En 1796, el médico inglés Edward Jenner descubrió la vacuna al inocularle a un ser humano material de las pústulas de una vaca, por lo cual se denomina vacuna, lo que logró generar inmunidad. Producir una vacuna requería al menos una década desde que se iniciaba el proceso, pero el mundo científico con el avance de la tecnología e inteligencia artificial, logrará en un año el desarrollo de la vacuna para el COVID-19.

En este momento hay más de 160 emprendimientos realizados en países con capacidad para desarrollarla. Seis de estas vacunas están en la fase tres, estudios clínicos con miles de humanos para evidenciar su seguridad y utilidad. La más avanzada es una fabricada en China, CanSino, que ya tiene aprobación del Gobierno y está siendo aplicada masivamente al Ejército. Hay tres más en desarrollo y en fases avanzadas en ese país, y otras más conocidas como la del Laboratorio Moderna, la J&J, la de AstraZeneca, Pfizer, lo mismo que algunas que están en fases previas en Australia e India.

Estos emprendimientos permitirán disponer de vacunas en el mundo, en cantidades moderadas, en el primer trimestre del año 2021. Solo hasta final de ese año las cantidades serán suficientes para hacer programas masivos de vacunación. Sin un medicamento probado para tratar efectivamente la infección en etapas tempranas y evitar las complicaciones, debemos insistir en las únicas medidas que hoy son efectivas para disminuir el riesgo de contagio, conocidas ampliamente, pero que han sido muy difícil de entender y aplicar para gran parte de la comunidad. Por esta razón, y con el apoyo de empresas aliadas de la Fundación Cardiovascular de Colombia- FCV-, hemos emprendido una campaña de comunicación, que a través de veinte vallas, pretende generar conciencia sobre el auto cuidado y riesgo de esta enfermedad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad