sábado 25 de noviembre de 2023 - 12:05 AM

Victor Castillo

Diálogo nacional

Image
Columna de
Victor Castillo

En la reciente reunión entre el presidente Gustavo Petro y líderes empresariales colombianos, se delinearon los ejes de un diálogo nacional centrado en educación, productividad e inclusión territorial. Esta iniciativa, que ha sido percibida como una respuesta oportuna a una relación históricamente tensa, aspira a construir consensos, y ha revitalizado la interacción entre el Gobierno y el sector empresarial.

A pesar del impulso positivo, líderes gremiales han señalado la exclusión de la mayoría empresarial, subrayando la necesidad de un acuerdo más inclusivo. Este llamado a una participación más amplia destaca el reto de asegurar que todos los actores relevantes estén representados en las decisiones que incidirán en el rumbo de la nación. La crítica surge a raíz de una relación caracterizada por la desconfianza entre los gremios y el gobierno Petro, reflejada en reuniones canceladas y desencuentros con las principales asociaciones del país.

No cabe duda de que el diálogo entre el Gobierno y el sector empresarial se ha presentado como una oportunidad para consolidar lazos que impulsen tanto la economía como la resolución de desafíos sociales. En este contexto, concuerdo con la posición de Bruce Mac Master, presidente de la Andi, quien enfatiza la necesidad de construir puentes sólidos entre ambas partes, subrayando la importancia de generar un entorno propicio para la inversión privada. Sin embargo, la conexión estratégica debe ir más allá y abordar las críticas legítimas de los líderes gremiales sobre la representatividad en el diálogo actual.

Un enfoque público-privado es crucial para superar los desafíos nacionales, resaltando la importancia de realizar acciones que fomenten la confianza. Es fundamental alcanzar metas compartidas entre los sectores, lo cual permitirá corregir elementos que han sembrado incertidumbre. Desde mi perspectiva, esta sinergia estratégica también sentará las bases para un desarrollo sostenible y equitativo a largo plazo.

El presidente ha insistido en que el camino propuesto por el Gobierno es el de la productividad para avanzar en transformaciones sociales. Aunque se ha abogado por la modernización del campo, su industrialización y el desarrollo del turismo desde el inicio de su mandato, persiste el desafío de la inclusión de diversas voces, considerando que el tejido empresarial del país está mayormente compuesto por micro, pequeñas y medianas empresas.

Es positivo que el diálogo aspire a construir acuerdos y trazar una hoja de ruta hacia un futuro más equitativo. Este encuentro no solo representa un avance en el fortalecimiento de la colaboración entre el Gobierno y el empresariado, crucial para el progreso, sino que también sienta las bases para que estas reuniones se vuelvan una práctica recurrente. La continuidad es esencial para consolidar una estructura que respalde el crecimiento sostenible en el tiempo, contribuyendo al bienestar general de la sociedad colombiana.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad