sábado 03 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

El camino para generar empleo

Image
Columna de
Victor Castillo

La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez Ríos, cara del ala más radical del sindicalismo en el país y dirigente del Partido Comunista Colombiano, tendrá como tarea concertar con los empresarios y la clase política, y prevenir las protestas sociales que anteriormente promovía.

En un país con una tasa de desempleo del 11%, informalidad del 56%, pobreza del 34% y una disparidad enorme entre el salario mínimo y el ingreso de los parlamentarios y altos cargos del estado, que es hasta 36 veces superior, son muchos los retos para responder a las expectativas y necesidades del país.

La promesa de reglamentar y poner en práctica el artículo 53 de la constitución política de Colombia del año 91 donde se promueve el estatuto del trabajo y al mismo tiempo promocionar la generación de empleo, especialmente por los empresarios, requiere una filigrana tal, que cualquier desbalance echa por la borda los resultados esperados.

Dar solución a las aspiraciones justas de los trabajadores sin deteriorar la creación de más empleo, y legalizar el 56% de los puestos informales de trabajo para incorpóralos a la fuerza laboral, es un esfuerzo titánico. Con seguridad, la responsabilidad que la ministra tiene sobre sus hombros, junto con la presión de tantos años de militancia reivindicativa, hacen que no la tenga fácil, considerando que adicionalmente el nuevo Gobierno y sus electores le van a exigir resultados pronto.

Vivimos un momento en el que se requiere empresarios motivados que quieran arriesgar su capital en nuevos emprendimientos o invertir en el crecimiento de las empresas actuales, que es el camino para generar más empleo en medio de una crisis y recesión económica mundial.

No favorece el ánimo de inversión la reforma tributaria que presentó el Gobierno a los gremios y que actualmente está en discusión en el Congreso, pues se convierte en una amenaza por la carga impositiva desproporcionada.

Esta situación nos pone en riesgo de lo peor que pudiera ocurrir en nuestro país y es que se genere un éxodo de colombianos, como ocurrió en Venezuela, donde más de 10 millones de ciudadanos tuvieron que salir del país, buscando oportunidades de empleo y subsistencia. Todos lo vimos con incredulidad por las carreteras latinoamericanas.

Adenda. Gran sorpresa generó la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, esta semana cuando sostuvo que Colombia debía decrecer en el PIB, a pesar de que la única forma de generar empleo es, al contrario: crecer y de esta forma redistribuir riqueza y no pobreza. ¿Qué pensará sobre esta opinión José Antonio Ocampo, nuestro ministro de Hacienda?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad