sábado 02 de octubre de 2021 - 12:00 AM

El efecto Evergrande

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

No todo lo que brilla es oro. Esa puede ser una de las conclusiones de la crisis de la compañía china Evergrande, gigantesca empresa de construcción con más de 4.5 millones de empleados y con una deuda de 300 billones de dólares, equivalente al doble de toda la deuda externa de Colombia.

Esta organización incumplió sus compromisos financieros al no poder pagar 80 millones de dólares en intereses, por lo cual ha sido declarada en incumplimiento o default. El gobierno chino no ha salido a respaldar financieramente a la empresa con un plan de salvamento y es claro que el gran capital en manos de los conglomerados económicos amenaza al régimen comunista por la exagerada acumulación de poder. Ya la comunidad conoció un primer enfrentamiento del gobierno con el propietario de Alibaba, Jack Ma, el hombre más rico de ese país.

Evergrande, con 800 proyectos de construcción en 200 de las más grandes ciudades chinas, aparentemente fue impactado por la pandemia del COVID-19 cuando el gobierno ordenó la cuarentena obligatoria para más de 40 millones de habitantes en la provincia de Wuhan. Esta medida suspendió la dinámica de ventas y muchos compradores pidieron reintegro de sus anticipos o suspendieron las órdenes de compra por el pánico generado y su incierto futuro. La situación provocó que más del 25% de las unidades de vivienda quedaran en inventario sin vender, lo cual afectó el flujo de caja para cumplir con los compromisos financieros de contratistas y proveedores.

El panorama que se vive ha causado pánico y puede desencadenar una crisis económica en cadena. Ya se sintió la primera repercusión en muchas de las bolsas de valores que definitivamente se impactarán si el gobierno chino no le lanza un salvavidas que les permita cumplir sus compromisos, situación que se agravará con la profunda inestabilidad económica mundial que se avecina, según el concepto de grandes inversionistas como Warren Buffet.

En Colombia, celebramos los datos de disminución del desempleo que está por el orden del 12.3% a nivel nacional y del 11.1 % en Bucaramanga. Estas cifras reflejan una mejora significativa y si se mantiene esta tendencia, en menos de un año el área metropolitana de Bucaramanga tendrá una cifra inferior al 7%, como en las mejores épocas previas a la pandemia.

El empleo asociado al crecimiento del PIB, que es superior al 8% en el último trimestre, trae buenos presagios para una salida a la crisis económica, lo que debe generar en la sociedad la percepción de un mejor futuro, actitud muy importante para las discusiones y propuestas de la próxima campaña electoral hacia una sociedad con una economía social de mercado y una plena democracia, que garantice las libertades individuales y la propiedad privada, en un ambiente de respeto colectivo y desarrollo social.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad