sábado 11 de junio de 2022 - 12:00 AM

El Ingeniero es la mejor opción

Image
Columna de
Victor Castillo

En lo que conocemos como la Revolución de los Comuneros, ocurrida en El Socorro el 16 de marzo de 1781, nuestros ancestros santandereanos se levantaron contra el Virreinato Español en protesta contra las reformas administrativas y económicas implementadas por los borbones en América en el siglo XVIII.

Estas medidas que alimentaron un clima generalizado de descontento dieron pie a esta insurrección que se dirigió especialmente contra las autoridades locales que incrementaron los impuestos al tabaco, aguardientes y movimientos de mercancía que ingresaban y salían de las colonias, con el objetivo de mejorar el recaudo de la hacienda española. Para esa época, el virreinato tenía una población de 1´268.000 habitantes, de los cuales 753.000 correspondían al Nuevo Reino de Granada, que formaba parte del mismo junto con el de Quito y Panamá. Este levantamiento que fue sofocado en forma violenta, sembró la semilla para la campaña de la independencia que culminó el 20 de julio de 1810.

Al elegir como presidente número 109 (contadas todas las etapas de la república desde su independencia) a un santandereano, de nuevo nuestra región podrá hacer historia al ser protagonista de una nueva revolución, pero en esta oportunidad a través del voto y de un forma pacífica. Este cambio de liderazgo permitirá realizar las transformaciones necesarias en el manejo de la administración pública, incorporando los reclamos de la sociedad, sin acudir a la violencia ni dar saltos al vacío.

La principal bandera del Ingeniero es la lucha contra la corrupción, práctica que se ha enquistado en nuestro país y desde hace mucho tiempo se tomó la administración pública central y los entes territoriales, convirtiéndolos en fortines políticos. Este manejo ha impedido lograr las soluciones en educación, salud, infraestructura, justicia y otros campos que la ciudadanía anhela.

En un comportamiento contradictorio, vemos como ad portas de la segunda vuelta, una parte de la población apoya con sus votos a grupos políticos que han dado cabida a congresistas y senadores ampliamente cuestionados por la opinión pública.

En un momento histórico, en el que necesitamos unidad para solucionar los problemas que aquejan a nuestro país, es clara la inconveniencia de los mensajes de odio, resentimiento y venganza, que lo único que generarán es más polarización.

Hoy tenemos la oportunidad de unirnos para que elijamos como mandatario a un hijo de esta tierra, que permitirá saldar la deuda histórica del Gobierno Central con nuestro departamento en diferentes áreas, especialmente en cuanto a infraestructura y malla vial.

El Ingeniero indiscutiblemente es la mejor opción para el futuro de nuestro país.

Debemos salir a contrarrestar la campaña por el voto en blanco y apoyar con determinación la elección del ingeniero Rodolfo Hernández como presidente de Colombia y de la Dra. Marelen Castillo como vicepresidente.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad