sábado 16 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Gracias por cuidar de nuestra salud

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

El pasado 12 de mayo se celebró el Día Internacional de la Enfermería. Se ha institucionalizado esta fecha en honor al natalicio de la italiana nacionalizada inglesa, Florence Nightingale, considerada como la madre de la enfermera moderna y fundadora de la primera escuela de enfermería del mundo en el Hospital St Thomas de Londres, que posteriormente pasó a formar parte de la prestigiosa universidad King College de Londres.

Entre los múltiples logros que se le reconocen a la señora Nightingale, está el desarrollo del concepto de higiene y sanitización hospitalaria, que ha permitido salvar muchas vidas y que hoy, en medio de la pandemia, es más útil que nunca. Muchos de estos conocimientos los adquirió durante su servicio en la Guerra de Crimea (1853 – 1856), que fue de alguna forma importante en la victoria de los aliados contra Rusia.

Quiero hacer un reconocimiento especial y agradecer a enfermeras, auxiliares de enfermería y a todo el grupo humano interdisciplinario que con amor y compromiso con su profesión trabaja en el sistema de salud. El agradecimiento debe hacerse extensivo a bacteriólogos, nutricionistas, técnicos de radiología, médicos, personal administrativo y de todas las áreas que permiten que los hospitales continúen brindando servicios de atención a la comunidad.

Mientras la sociedad, por orden del presidente, inició una cuarentena obligatoria preventiva para enfrentar el coronavirus y así disminuir el nivel de contagio, en los hospitales se multiplicó el trabajo con el fin de prepararse para este nuevo reto. Se han invertido miles de horas en re-entrenamiento para el manejo médico de los pacientes en diferentes áreas, especialmente en el servicio de urgencias y las unidades de cuidado intensivo. Así mismo, se inició un proceso de recopilación y análisis de información para crear protocolos que garanticen la protección del personal de salud y los usuarios, y así ofrecer la mejor oportunidad de tratamiento a los pacientes, lugar que puede ocupar cualquiera de nosotros, un familiar o algún conocido.

A pesar del miedo por lo desconocido de la pandemia del COVID-19, el equipo de salud, y en especial quienes trabajan en los hospitales, han enfrentado este reto con valentía, responsabilidad, entusiasmo y grandeza. Es incomprensible la falta de solidaridad, reconocimiento y respeto, que se ha visto con manifestaciones desafortunadas de una pequeña parte de la comunidad con actos de agresión contra estos seres humanos que, paradójicamente, serán los mismos a quienes acudirán cuando requieran una atención oportuna y de calidad en los centros hospitalarios.

Por último, quiero reconocer el trabajo de las autoridades de la Gobernación, las alcaldías y sus equipos de epidemiología, quienes han hecho un gran esfuerzo en controlar la difusión del virus. Sin embargo, ya vemos brotes de indisciplina social, que pueden llevar al traste todo el esfuerzo hecho hasta hoy.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad