sábado 08 de enero de 2022 - 12:00 AM

Hemos avanzado en Salud

Debemos defender estos logros como grandes activos de la sociedad, y oponernos a peligrosas propuestas de entregar el manejo de nuestra salud, a la burocracia estatal.
Image
Columna de
Victor Castillo

El PIB per cápita de Colombia es de 5.890 dólares, menos de la mitad del promedio mundial, reportado en 12.290 dólares. Según la OCDE, nuestro país destina el 7,2% de su Producto Interno Bruto para temas de salud; y 325 dólares anuales, que corresponden al valor de la UPC, para atención médica.

Esta última cifra, comparada con los 3.700 dólares del Reino Unido, los 4.500 de Holanda o los 9.200 de USA –países con un PIB per cápita superior a los 45.000 dólares anuales–, demuestra que disponemos de un sistema de salud bueno. Así mismo lo evidencia el ranking mundial de la OMS, que ubica a Colombia en el puesto 22 de 180 países medidos, por encima de Alemania, Suecia, Canadá, USA y China.

Aunque parece un milagro, este logro ha sido ratificado por una encuesta publicada el 4 de enero de 2022, que revela una satisfacción buena o muy buena (del 78,7%), frente a la atención de las EPS, a pesar de la pandemia; esto indica una mejoría en percepción en los últimos tres años, superior a la misma en países como España, Holanda y Alemania. Entre otros datos, se registra que más del 80% recomendaría a su EPS, y que un 82,6% califica como positiva la calidad del servicio.

Cabe destacar que una de las grandes conquistas del sistema de salud colombiano ha sido el aseguramiento universal para los 50 millones de habitantes, que se obtuvo ya hace varios años. El gran reto es mejorar la desigualdad entre las regiones.

No hay duda que durante el último gobierno el sistema ha tenido un sustancial avance al exigir a las EPS e IPS el cumplimiento de requisitos técnicos, financieros y de calidad de la atención, situación que ha conllevado a la liquidación de 11 EPS que prestaban un pésimo servicio a sus afiliados y que incumplían los indicadores establecidos. Se espera en los próximos siete meses, la liquidación de seis adicionales de las 20 que se encuentran en esta causal, así como una intervención a más de 16 centros hospitalarios.

De igual forma, se ha visto un mayor flujo de recursos en el sistema, que ha permitido solucionar significativamente la crisis financiera de instituciones públicas y privadas.

Ante la arremetida del COVID-19, contrario a lo que ocurrió en países del primer mundo, nuestra red hospitalaria no colapsó, gracias a las medidas del gobierno que permitieron aumentar a más del doble la capacidad instalada de camas UCI en el país.

Debemos defender estos logros como grandes activos de la sociedad, y oponernos a peligrosas propuestas de entregar el manejo de nuestra salud, a la burocracia estatal.

En próximas columnas expondré lo que consideró 25 puntos claves para mejorar el sistema, que servirán de discusión para los candidatos a la presidencia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad