sábado 16 de julio de 2022 - 12:00 AM

Incertidumbre

Image
Columna de
Victor Castillo

Analistas en todos los campos están desconcertados. Se oyen suposiciones muy diversas y a nivel global la palabra de actualidad es incertidumbre. La aún vigente pandemia de COVID-19 sigue generando desastres y estamos sintiendo su quinto pico, que gracias a la vacunación masiva en el mundo ha presentado un comportamiento muy diferente.

Los datos muestran un aumento importante de las muertes especialmente en países donde la tasa de vacunación esta cercana al 50% y donde los movimientos antivacunas juegan un papel muy importante en la población. Paradójicamente estos grupos son especialmente fuertes en Alemania y Estados Unidos, donde están los más grandes laboratorios en el desarrollo de vacunas, como lo son BioNTech y Moderna. Pareciera que a la humanidad se le olvidó que gracias a la ciencia se logró eliminar enfermedades como la viruela y la poliomielitis.

El COVID-19 no solo ha producido la enfermedad y la muerte de más de 7 millones de seres humanos, sino que también ha generado estragos económicos, todavía impredecibles. La gran emisión de dinero para paliar la crisis económica generó una inflación mundial exagerada y ahora para controlarla los países deben frenar la economía con aumentos exagerados de la tasa de intereses, que terminan generando recesión económica y algo más grave, que con certeza se producirá, que es la estanflación.

Este término, como lo he contado antes, se acuña a una situación de estancamiento económico e inflación. Es un punto de partida para la depresión financiera que se pronostica para finales de este año y el 2023. Ya el mercado bursátil, que siempre se adelanta a este fenómeno, ha caído estrepitosamente en un promedio del 30%.

El crecimiento del PIB global corregido muestra tendencia a la baja especialmente en Europa. Motores económicos como el chino están en desaceleración severa con crecimientos inferiores al 4% para el 2022, aunque en el último trimestre estuvo por debajo del 1 %. Adicionalmente, China sufre por los cierres radicales a raíz de la pandemia debido a su política cero COVID y el estallido de la burbuja inmobiliaria, donde ya se declaró la quiebra de la gigante Evergrande, entre otras compañías de construcción.

Para empeorar el panorama, la paranoia imperialista de Putin al crear una guerra innecesaria para anexar a Ucrania, ha sembrado destrucción y muerte, con todas las consecuencias conocidas en la economía mundial.

Nubarrones se avecinan en todo el mundo y en Colombia podría ser peor el impacto económico por la necesidad del gobierno del presidente electo de hacer la reforma económica más ambiciosa de la historia del país para recaudar 50 billones de pesos anuales, que equivalen a cinco reformas tributarias tradicionales.

Esta decisión, en el marco de una depresión económica global, en un país con un endeudamiento superior al 70% del PIB, con un dólar merodeando los 5.000 pesos y una inflación superior al 9%, conllevaría a más pobreza y pérdida de miles de puestos trabajo. Titánica labor le espera al ministro Ocampo y su equipo económico que tendrá que hacer malabares para equilibrar las cargas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad