sábado 09 de julio de 2022 - 12:00 AM

Innovar en educación

Image
Columna de
Victor Castillo

La mejor estrategia para combatir la inequidad en nuestro país es la educación. Por esta razón y ante la coyuntura que vivimos, es muy acertado el nombramiento del Dr. Alejandro Gaviria como ministro de Educación.

Su experiencia al haber estado vinculado al Departamento Nacional de Planeación Nacional, Fedesarrollo y el Banco Interamericano de Desarrollo, aunado a su paso por la Universidad de los Andes, primero como decano de Economía y después como rector, y su conocimiento del poder ejecutivo, tras liderar el Ministerio de Salud, lo avalan para impulsar la revolución que tanto necesita el sistema educativo de nuestro país.

La velocidad acelerada de cambio en el mundo por el avance de la tecnología y la cuarta revolución industrial, requiere que se disponga de opciones educativas que no encasillen al estudiante, sino que, por el contrario, desarrolle en ellos las capacidades y habilidades para ser más competitivos en un mundo globalizado.

Según diferentes autores, en los próximos 10 años, 20 de las profesiones actuales no se requerirán porque serán desplazadas por la tecnología. Este cambio implica que el desarrollo de los países y la empleabilidad de los mismos dependerá de la creación de programas acordes a los desarrollos tecnológicos que se aproximan. En la tercera edición del Informe sobre el Futuro del Trabajo 2020 se concluye que las habilidades básicas cambiarán, por lo que el 50% de los trabajadores necesitará volver a capacitarse.

Es fundamental para la estrategia del país repensar la modalidad de oferta de los programas académicos, capitalizando los aprendizajes de la pandemia, que nos permitió conocer los beneficios de la virtualidad. Asimismo, el contenido de los programas deberá ser un tema de revisión a profundidad para adaptarlos a las necesidades del país.

La formación de talento humano en salud, por ejemplo, es uno de los puntos importantes. Un nuevo modelo ayudaría a mejorar la cobertura de servicios y la calidad de la atención. El ministro conoce de cerca el sector y ya tiene identificadas las necesidades que deberán solventarse.

A la educación en Colombia hay que sacarla de la casilla actual de carreras formales e incorporarle, como es tendencia en el mundo, una estrategia innovadora. La experiencia educativa que transformó a Silicon Valley en lo que es hoy, es la Universidad de la Singularidad, ubicada en California. El objetivo de esta institución es reunir, educar e inspirar dirigentes que se esfuercen por comprender y desarrollar exponencialmente tecnologías para resolver los desafíos de la humanidad. Esta institución no está prevista como una universidad acreditada, sino que busca complementar a las universidades o centros de formación tradicionales.

Para lograr ese cambio necesario para la competitividad y sostenibilidad de nuestro país, debemos innovar y modificar la ley 30 de educación, vigente desde el siglo anterior y completamente desactualizada frente a las necesidades presentes y futuras.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad