sábado 23 de abril de 2022 - 12:00 AM

La defensa de la soberanía

Pudiera decirse que parte de la causa de este desinterés comienza en los hogares y en las instituciones de educación, donde históricamente no se ha enseñado el amor por Colombia y su soberanía
Image
Columna de
Victor Castillo

En los últimos 200 años, Colombia ha perdido el 54% de su territorio por cuenta de litigios con los países vecinos. Esto refleja un gran fracaso de los dirigentes políticos en el transcurso de la historia, quienes se han mantenido constantemente en disputas políticas internas, lo que genera falta de unidad para defender la soberanía y poco interés por conservar nuestros territorios.

Pudiera decirse que parte de la causa de este desinterés comienza en los hogares y en las instituciones de educación, donde históricamente no se ha enseñado el amor por Colombia y su soberanía.

El primer conflicto limítrofe se originó por la Guerra Grancolombo-Peruana (1828-1829) con la firma de un acuerdo de delimitación fronteriza, irrespetado posteriormente por los peruanos, que en 1853 deciden “regalarle” a Brasil un territorio que aún estaba en disputa con Colombia. Ni cortos ni perezosos, los brasileros anexaron más de 500.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica a su nación, sin que nuestro país hiciera algo para impedirlo.

En el caso de Panamá, uno de los más recordados, se perdió un valioso territorio a causa del descuido al que han sido sometidas las provincias en Colombia. Al sentirse abandonada por el acostumbrado centralismo capitalino del país, la clase dirigente panameña aprovechó la confrontación interna por la Guerra de los Mil Días para aliarse con Estados Unidos y lograr su independencia.

Con Venezuela, con quien todavía hay litigios limítrofes pendientes por definir, también sufrimos una pérdida importante de territorio, al igual que con Ecuador. No hay en la historia colombiana ningún caso donde hayamos ganado un milímetro de territorio.

La disputa más reciente es con Nicaragua. Con ellos perdimos en 2012 casi 75.000 kilómetros cuadrados de Mar Caribe, un 40% de los derechos que tenía nuestra nación en esa zona. Ahora acaba de emitirse un nuevo fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como respuesta a la solicitud de Nicaragua, que pretendía se nos impusieran sanciones económicas y jurídicas por incumplir la sentencia de hace 10 años. La CIJ desestimó la demanda y ratificó los derechos del país centroamericano, pero sin aplicar ninguna sanción a Colombia.

Sin embargo, hay otro proceso pendiente de fallo, por el cual Nicaragua exige más territorio, incluyendo a las Islas de San Andrés y Providencia, que históricamente han sido parte de la soberanía colombiana, como lo evidencia una orden de 1803 del Rey de España. Esperamos que el próximo Gobierno sea exitoso en esta defensa y tome las medidas necesarias para evitar que se continúe desmembrando al país ahora y en el futuro.

Gran ejemplo nos han dado los ciudadanos ucranianos, quienes han luchado a brazo partido por la defensa de su país ante la invasión rusa.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad