sábado 18 de abril de 2020 - 12:00 AM

No podemos bajar la guardia

En la práctica, tendremos que cambiar nuestro estilo de vida. Acostumbrarnos a movernos entre la vivienda y el sitio de trabajo. Es salir a trabajar y regresar en la noche adoptando todas las medidas...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

A una semana de terminar la cuarentena universal de casi un mes y medio, implementada para frenar la transmisión del virus SARS-CoV-2, se requiere de toda una estrategia para iniciar labores y reactivar la economía de forma inteligente para mitigar el riesgo de transmisión del virus. No se puede pensar que todo ya pasó, es más, viene una etapa muy peligrosa que puede significar un rebrote si no se maneja de forma adecuada. Es importante volver a las actividades laborales, conservando el distanciamiento y evitando la vida social, para lo cual es vital el autocuidado y la responsabilidad individual de cada miembro de la sociedad. Por mucho tiempo no se desarrollarán actividades deportivas como el fútbol, ni culturales como los conciertos, y menos los eventos al aire libre con reuniones masivas o donde se corra el riesgo de no conservar distancias mínimas.

En la práctica, tendremos que cambiar nuestro estilo de vida. Acostumbrarnos a movernos entre la vivienda y el sitio de trabajo. Es salir a trabajar y regresar en la noche adoptando todas las medidas de seguridad conocidas para el reingreso al hogar en forma segura. Las personas vulnerables como los mayores de 70 años, jóvenes estudiantes y pacientes con hipertensión arterial, diabetes, cáncer, problemas de obesidad o con enfermedades debilitantes, deben mantenerse en cuarentena, ya que son aquellos a quienes con más agresividad ataca el virus, generando una gran mortalidad.

De acuerdo con los protocolos del Gobierno, es recomendable que quienes deban salir de sus hogares utilicen desde el primer momento, y hasta su regreso, tapabocas y máscaras de acetato que cubran toda la cara y cuello como forma de autoconfinamiento ambulatorio. Además, tener en cuenta las medidas de lavado de manos cada dos horas y aplicación frecuente de alcohol, no saludar de mano, ni de beso y limpiar frecuentemente los sitios de trabajo. Sumada a estas precauciones, la campaña de detección masiva de personas infectadas asintomáticas en los grupos de mayor riesgo de producir contagio como: conductores de taxis, de buses, personal de supermercados, de plazas de mercado, Fuerza Pública y obreros de construcción, entre otros, con pruebas rápidas para detectar imunoglobulinas G/M y poder aislarlos hasta que sean negativos, permitirán que tengamos en Santander un comportamiento de la pandemia muy diferente al de otras regiones del país.

Este virus definitivamente cambió la dinámica empresarial, social y personal. La situación generada a nivel global nos obliga a replantear prioridades y a redefinir valores de cara a la necesidad de trabajar conjuntamente para afrontar la crisis actual.

El esfuerzo colectivo de los gobiernos en todos los niveles, medios de comunicación, Fuerza Pública, gremios, Cámara de Comercio de Bucaramanga, empresarios, red de salud y sobre todo de la sociedad, convertirá en realidad la consigna de la campaña departamental “De esta salimos juntos”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad