sábado 24 de julio de 2021 - 12:00 AM

¿Qué podemos hacer por nuestro país?

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

Cada 20 de julio un gran sentimiento de patria nos embarga. La situación tan compleja que estamos viviendo nos debe hacer reflexionar sobre qué más podemos hacer para ayudar a Colombia. Nuestro país es bendecido a todas luces con una naturaleza extraordinaria, abundancia de recursos naturales, está habitado por gente maravillosa, pero es un fracaso como sociedad. No hay otra forma de calificar a un país tan desigual, con una pobreza cercana al 40 %, una realidad que se ha empeorado por la pandemia.

Todos los colombianos debemos preguntarnos qué requerimos para sacar el país adelante. Es necesario disponer de gobernantes y funcionarios con mayor transparencia, honestidad, eficiencia y eficacia al ejecutar las políticas públicas, y garantizar una buena inversión del dinero de los contribuyentes. Debemos redoblar esfuerzos en bien de la comunidad, y que los congresistas dejen de hacer cálculos políticos para empezar a legislar en pro de la ciudadanía.

Los maestros tienen un papel fundamental, por lo cual deben focalizarse en mejorar los procesos y contenidos educativos para ofrecer a los jóvenes más herramientas de conocimiento para enfrentar la vida. A los empresarios les corresponde generar más riqueza, la cual debe ser redistribuida a través de los impuestos. El concepto de empresa con propósito y responsabilidad social empresarial debe ser parte importante de la agenda.

Como sociedad civil debemos entender que es nuestra responsabilidad como ciudadanos pagar los impuestos que correspondan, como mecanismo válido para el sostenimiento del país. No sobornar, ni cometer actos ilegales y ayudar a los demás, entre muchas otras cosas, debe ser la razón de la vida.

Esta pandemia nos recordó lo frágil que somos. Un microscópico enemigo nos puede matar en forma impredecible. Este viaje no nos permitirá llevar equipaje, por lo que toda la riqueza acumulada se quedará una vez partamos a ese destino común. Es por esto que debemos trabajar por una sociedad más generosa, donde la principal motivación sea hacer el bien a nuestros semejantes.

Es de destacar el ejemplo de la ANDI y los empresarios, quienes han pretendido desde el inicio de la pandemia financiar campañas de vacunación para sus vinculados y sus familias. Valiosa también su iniciativa, incluso antes de la fallida reforma tributaria propuesta por el Dr. Carrasquilla, de asumir una mayor carga impositiva.

Todos debemos tener la capacidad de escucharnos. Esta es una necesidad que cada vez se hace más evidente en el mundo, pero que también parece estar cada vez más ausente. Un mensaje actual y muy claro son las protestas masivas de Cuba, donde la población ha salido a las calles empujada por el hambre y la pobreza, pero ha sido reprimida violentamente por el Estado para ahogar sus justos reclamos. Ese no es el camino. La salida siempre será llegar a consensos para construir.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad