sábado 01 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Reconciliémonos

De ninguna forma nuestro país puede seguir en ese nivel de odio que destruye la sociedad y su libre convivencia. Debemos aprovechar el momento para una reconciliación y un trabajo mancomunado de todos los habitantes de Colombia para salir de esta gran encrucijada.
Image
Columna de
Victor Castillo

En medio de las marchas del pasado 26 de septiembre contra los proyectos de ley anunciados y presentados por el Gobierno del presidente Petro, se presentó un hecho de intolerancia racial, ampliamente difundido por las redes sociales. Una participante de dichas protestas, de nombre Fabiola Rubiano de Fonseca, se refirió en forma despectiva a la vicepresidente Francia Márquez. Este acto es absolutamente condenable e inadmisible desde todo punto de vista.

Los grupos que se han expresado a favor de estos comportamientos alegan que muchos de los que hoy están en el poder tuvieron comportamientos similares en el pasado. Una justificación sin validez, pues la base para cualquier debate debe ser el respeto por el ser humano.

En otras de las marchas que vivió el país durante la semana, un grupo pequeño de mujeres intentó quemar la puerta principal de la Catedral Primada, en Bogotá. Salieron a las calles para defender el acceso al aborto legal y seguro, y terminaron siendo protagonistas de un acto totalmente reprochable.

A este grado de polarización y falta de respeto hemos llegado por años de deterioro de la cultura ciudadana. Con base en las libertades y el desarrollo de la libre personalidad, promovida por las cortes, se ha permitido el excesivo libertinaje y expresiones como las de la señora Rubiano. Este derecho, el de la libre expresión, debe terminar donde comienzan los derechos de los otros seres humanos.

De ninguna forma nuestro país puede seguir en ese nivel de odio que destruye la sociedad y su libre convivencia. Debemos aprovechar el momento para una reconciliación y un trabajo mancomunado de todos los habitantes de Colombia para salir de esta gran encrucijada. Es el mejor aporte que todos podemos hacer en favor de un país donde nacimos, crecimos y esperamos morir. Debemos construir una sociedad más equitativa y con un mayor bienestar para todos sus habitantes.

Adenda. El anuncio del Banco de la República sobre el aumento de las tasas de interés por encima del 10%, orientado a controlar la inflación que supera los dos dígitos, generará una gran recesión que indiscutiblemente afectará a los ciudadanos de menos recursos económicos, con pérdida de empleos, disminución de la calidad de vida y aumento de la pobreza.

Esta situación muy seguramente echará por la borda el crecimiento logrado en el último año y medio de la economía colombiana, que ha superado con creces las expectativas. Como sociedad debemos ser muy cuidadosos en el manejo de la economía nacional y personal para impedir que los efectos graves de una profunda recesión destruyan el tejido empresarial, que es fundamental para generar empleo, equidad y desarrollo social.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad