sábado 25 de abril de 2020 - 12:00 AM

Un nuevo orden social y económico

El nuevo orden que está comenzando a causa de la pandemia podríamos llamarlo la era del post-consumo, más centrado en el ser humano que en el dinero
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

Después de superada la situación actual por el coronavirus todo será diferente. Un nuevo orden social habrá nacido, Dios sabe cómo hace sus cosas. Se requería un alto en el camino, con una cuarentena mundial, para ver al mundo totalmente distinto. Esta es una pandemia democrática que no discriminó países ricos ni pobres, tampoco estratos sociales. Se puso a prueba la inteligencia colectiva de la ciudadanía y de los mandatarios.

La riqueza no ha servido para evitarla. Es así como New York y Londres, capitales financieras del mundo, han sido las más golpeadas con el colapso de su sistema hospitalario y de la economía global. No fueron armas nucleares ni convencionales las que pusieron al mundo en jaque, fue un microscópico virus que nos obligó a aislarnos y a reflexionar sobre la vida, su razón y sus prioridades. Esta pandemia está sacando lo mejor del ser humano: solidaridad, disciplina, trabajo en equipo, pensar en los menos favorecidos, y ha llevado a los gobiernos, en todos los niveles, a proteger a los ciudadanos más pobres y evitar muchas muertes.

Se están adecuando los planes de desarrollo y presupuestos para este cometido, sin embargo siempre hay unas pocas personas que son lunares negros y que buscan lucrarse indebidamente con especulación y robo, comportamientos mezquinos que tanto la sociedad como la justicia deben castigar.

Treinta años de capitalismo salvaje han generado una economía descontrolada, cuyo objetivo fundamental ha sido el crecimiento del capital con el consecuente enriquecimiento y concentración del dinero en el 1% de la población. En este escenario los principales indicadores han sido el crecimiento del PIB y los índices de las bolsas, generando un gran daño al medio ambiente, a tal punto de estar haciendo inviable nuestra tierra.

Hemos perdido tanto el rumbo, que el Papa Francisco emitió la encíclica “LAUDATO SI“ para llamar la atención a 1.200 millones de católicos del mundo sobre la necesidad de cuidar el planeta, definiendo como nuevos pecados las transgresiones al mismo.

El nuevo orden económico y social que está comenzando a causa de la pandemia podríamos llamarlo la era del post-consumo, más centrado en el ser humano que en el dinero, donde renacen valores con costumbres más centradas en la familia, sin los excesos del consumismo, donde la lectura, la música, la nueva religiosidad, el aislamiento social, el cuidado del medio ambiente y el internet serán el orden del día.

El artículo de Kissler y colaboradores, publicado el pasado 14 de abril por la revista Science, presenta las simulaciones matemáticas de la progresión de la transmisión del COVID-19 hasta el 2025. Un lustro que es suficiente para transformar el comportamiento humano y la sociedad, que le había perdido el temor a Dios y hoy sí lo tiene a la muerte.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad