sábado 04 de enero de 2020 - 12:00 AM

Una sociedad que se transforma

Ocho de cada diez empleos que hoy conocemos desaparecerán en la próxima década. Por cada empleo que desaparezca, se generarán dos...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

Bienvenidos al 2020. Quiero desearles a cada uno de ustedes, a la región y sus nuevos gobernantes, mis mejores deseos por que el año que inicia esté colmado de éxitos y prosperidad. Damos inicio a la tercera década del siglo XXI, donde veremos florecer la cuarta revolución industrial, en la cual la inteligencia artificial, el Big Data, el Machine Learning y el internet de las cosas que serán la realidad del día a día.

En este período observaremos cómo desaparecen progresivamente muchos de los empleos y actividades para ser reemplazados por nuevos retos y oportunidades de trabajo. Con los carros eléctricos progresivamente desaparecerán las estaciones de combustibles, las nuevas llantas sin aire harán desaparecer progresivamente los montallantas y los carros autónomos desplazarán los taxis y los conductores. El área médica será impactada por esta revolución, caracterizada por la convergencia de las tecnologías biológicas, digitales y físicas con un efecto muy importante en el sector salud. La innovación tecnológica y científica permitirá mejorar los diagnósticos y tratamientos, generando cambios importantes en cómo se prestan los servicios médicos. La Ingeniería genética permitirá encontrar nuevos tratamientos para las enfermedades, lo cual sumado a la analítica de datos, nos permite migrar hacia medicina de precisión, que se traduce en diagnósticos y tratamientos personalizados en función de los genes, entorno y hábitos del paciente. La Inteligencia Artificial permitirá grandes oportunidades para el diagnóstico y la toma de decisiones. Veremos diagnósticos médicos cada vez más precisos con base en tecnología y cómo se incrementará el uso de robots en los quirófanos. Todas las actividades de la economía serán impactadas. Las universidades tendrán que repensarse para adaptarse a estos cambios. Las carreras tradicionales darán paso a la formación por competencias en una verdadera revolución educativa. Las empresas ya no solicitarán para llenar sus vacantes talento humano con determinada profesión, sino seres humanos con un talento y experticia específica que requerirá una formación diferente, en menos tiempo y más enfocada. Ocho de cada diez empleos que hoy conocemos desaparecerán en la próxima década. Por cada empleo que desaparezca, se generarán dos basados en alguna actividad de computación cognitiva, blockchain, inteligencia artificial y robótica, seguridad informática, redes y sistemas informáticos, nano tecnología, energía y sistemas ecológicos, biotecnología y bio informática, y muchos otros. La sociedad va a cambiar más rápidamente y la diversidad es parte de esta transformación. Las protestas recientes en nuestro país en parte reflejan esa inconformidad con el status quo y ese deseo de cambio en un país que aunque no hay duda que está mejor que hace 20 años, requiere mayores avances en la disminución de la desigualdad y en la posibilidad de brindarles más oportunidades a sus habitantes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad