jueves 08 de abril de 2021 - 12:00 AM

Año de aprendizajes en ciberseguridad

La pandemia hizo más que ampliar la superficie para el ataque: proporcionó el tiempo, el capital y la oportunidad para que el crimen cibernético se industrializara.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Muchos son los riesgos a los que nos enfrentamos hoy, organizaciones y usuarios en general, en materia de ciberseguridad. Y 2020, con trabajo remoto y educación en casa en paralelo, fue como abrir una ‘caja de Pandora’.

La pandemia hizo más que ampliar la superficie para el ataque: proporcionó el tiempo, el capital y la oportunidad para que el crimen cibernético se industrializara. Las bandas cibercriminales han conformado empresas avanzadas, que venden puntos de acceso a la red en la dark web (mercado negro) y ejecutan ciberataques destructivos.

Me ha llamado la atención que la empresa VMware realizó una encuesta en línea en enero de 2021 sobre la evolución de las amenazas de ciberseguridad y las tendencias futuras en el 2021. En ella participaron 180 profesionales del sector de tecnología en empresas de todo el mundo. Los hallazgos nos arrojan pistas para entender el cibercrimen de hoy en día.

Los ataques de ransomware (secuestro de datos) son cada vez más sofisticados y cada vez se presenta un número creciente de atacantes que reincide: El 63% de los encuestados presenció respuestas contra incidentes (IR, por sus siglas en inglés) desde el inicio de la pandemia. La desactivación de las herramientas de seguridad fue la técnica más observada (33%); ataques DDoS (denegación de servicio) con un 26%; desvío de herramientas de seguridad, 15%; destrucción de registros de eventos, 11%.

Esto está llevando, como lo mencioné hace algunas columnas aquí cuando les comenté de un diplomado en este campo que tiene la Universidad EAN, a que los equipos de seguridad ahora persiguen no saber si serán atacados sino de cuándo. Aquí hay que tener una mentalidad proactiva y ya el 81% de las organizaciones reportó tener un programa de búsqueda de amenazas.

Este año, las principales prioridades de seguridad para las organizaciones incluyen pensar la seguridad para terceras partes como clientes y empresas de la cadena de suministro; seguridad de acceso remoto; controles de identidad; y seguridad de dispositivos físicos.

En 2021 se tiene que consolidar una cultura de la prevención y administración del riesgo tanto en empresas como en hogares para que no dejemos compuertas abiertas que puedan aprovechar los cibercriminales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad