jueves 25 de junio de 2020 - 12:00 AM

¿Día sin IVA o sin vida?

En unos pocos días veremos los resultados de esta terrible irresponsabilidad compartida, pero sobre todo de los consumidores que no entendieron para qué era la jornada.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Me perdonan que seré totalmente impopular por las siguientes líneas, pero lo visto el 19 de junio durante la jornada del Día sin IVA en decenas de establecimientos comerciales fue, mayoritariamente, responsabilidad de los ciudadanos: ¡88 aglomeraciones cuantificadas!

Ahora bien, el Gobierno creó la jornada y evidentemente por ello tuvo una responsabilidad innegable: No medir bien qué tan irresponsables llegaríamos a ser los ciudadanos en una jornada como esta. Una medida que buscaba avivar el consumo fue interpretada por muchos como una especie de Black Friday en donde los establecimientos bajan sus precios como nunca durante el año.

Miles de personas, como dice el vallenato, “sin medir distancias” se arrojaron a las calles al contacto hombro a hombro, nariz con nariz. Desde luego, a muchas de las grandes superficies tuvieron la responsabilidad de no controlar bien los accesos, no informar lo suficiente sobre las categorías beneficiadas por el Día sin IVA y, en algunos casos, subir los precios para ganarse la diferencia. Quedan muchas preguntas sobre la capacidad de respuesta de los comercios en sus plataformas de e-commerce. Hubo reportes en redes sociales de tiendas online colapsadas. Su buen funcionamiento habría mitigado en algo la ‘necesidad’ de la presencialidad en las tiendas.

Pero vuelvo a mi tesis inicial: La mayor, no la única responsabilidad, estuvo en los ciudadanos que privilegiamos la compra de bienes suntuarios por encima de la salud. La categoría de electrodomésticos creció 640% durante ese día.

Si nos cuidamos nosotros mismos, nadie más lo va a hacer. En unos pocos días veremos los resultados de esta terrible irresponsabilidad compartida, pero sobre todo de los consumidores que no entendieron para qué era la jornada.

¿Qué viene ahora? Reglamentar mucho mejor estas jornadas para que hacerlo solo a través de comercio electrónico; lo otro es disponer de mecanismos como hicieron en Chile con plataformas digitales para que las pymes en todo el país puedan participar y no solo las grandes superficies. De igual manera fortalecer la comunicación para que en la psiquis colectiva pueda haber sentido del consumo responsable. El próximo debe ser un Día sin IVA y no un día sin vida.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad