jueves 21 de enero de 2021 - 12:00 AM

El 2021 que se viene

El 2021 nos puede embestir, pero tengo la esperanza de que sabremos enfrentar mucho mejor el fantasma de 2020 y convertirlo en oportunidades para todos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Todo el aparato productivo está ansioso por despegar, pero a la vez con incertidumbres por un entorno que es cambiante por las decisiones para lidiar con la tensión entre productividad y salud pública.

El país viene de una contracción económica muy fuerte. El gasto público y la deuda crecieron por los subsidios y al robustecer el sistema de salud pública. A su vez, el recaudo de impuestos cayó brutalmente. De acuerdo con Corficolombiana se espera que la economía crezca 5,3% durante 2021 y hay cierto optimismo porque según el Dane, la confianza de los hogares pasó de 28,8% en julio de 2020 a 34,4% en noviembre. En otras palabras, hay más gente que quiere meterse la mano al dril para consumir más este año.

Pero las empresas, y sobre todo las pequeñas y medianas, tienen el reto ya no solo de sobrevivir, sino de generar ingresos que compensen el 2020 y de alistarse con transformación digital en términos de lo que puede venir en 2021 como la reforma fiscal, que no solo va a morder el funcionamiento del Estado, sino el bolsillo de las empresas con una muy segura reforma tributaria que toque a más bolsillos en el país.

Adicionalmente, la pandemia le ha ayudado a muchos a comprender que el mundo estaba cambiando aún desde antes; que emergen nuevos oficios para satisfacer las necesidades de los compañías y que se requiere una reforma laboral que entienda esas nuevas realidades y permita una mejor formalización sin ir en detrimento de nuevos modelos de negocios que desafían a las vacas sagradas de la economía criolla.

En ese sentido, las empresas de todos los tamaños deben encarar retos como el uso de la Nube para mayor seguridad y facilidades de colaboración, así como, la urgente implementación de la facturación electrónica; y, por supuesto, la incursión en comercio electrónico empezando por ‘lo más sencillo’ como la promoción a través de redes sociales hasta llegar al uso transaccional de pasarelas de pago.

El 2021 nos puede embestir, pero tengo la esperanza de que sabremos enfrentar mucho mejor el fantasma de 2020 y convertirlo en oportunidades para todos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad