jueves 09 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

El miedo, motor de los abusos

El mensaje que da esta conducta de la Cámara es que se conciben a sí mismos, como intocables. Lamentablemente muchísimos tenemos dudas sobre la idoneidad de casi todos sus miembros.
Image
Columna de
Víctor Solano

La Cámara de Representantes de Colombia aprobó en segundo debate, el artículo 68 del proyecto de ley anticorrupción que enmendará el Código Penal para subir las penas de injurias y calumnias contra servidores públicos, presuntamente proferidas por comunicadores.


El mensaje que da esta conducta de la Cámara es que se conciben a sí mismos, como intocables. Lamentablemente muchísimos tenemos dudas sobre la idoneidad de casi todos sus miembros.

Los periodistas tampoco somos intocables y nos merecemos cada pena si de verdad se incurre en alguno de estos delitos. Pero es evidente con esta medida que se quiere intimidar a la prensa para que sus investigaciones sean, si no silenciadas del todo, sí desvalijadas de coraje y profundidad. Ante esto, la misión de cada periodista en Colombia es ser justamente más creativos con los métodos para llegar a la verdad.

Delitos como la injuria y la calumnia, que ya estaban tipificados en el Código Penal, son suficientemente claros y no necesitaban extralimitarse a favor de los servidores públicos. Cada funcionario del Estado se debe con transparencia a sus funciones y sus actuaciones deben estar bajo la retina de la opinión pública.

Por cierto, son tantas las normas y las iniciativas que se producen que se requiere de herramientas avanzadas para monitorear sus progresos, alcances y motivaciones. De acuerdo con el DNP, en los últimos años se han producido más de 97.000 normas. Lo anterior, teniendo en cuenta que del 100 % de los proyectos de ley que se radican en el Congreso, únicamente el 0,1% se convierte en ley de la República.

Me ha llamado la atención la aparición de una herramienta desarrollada por Axiacore en Colombia que se llama Sonar que permite predecir la probabilidad que tiene un proyecto de ley de pasar por cada una de las etapas del proceso en el Congreso y también, utilizando la técnica de web scraping, rastrear diariamente las web de las entidades del Gobierno nacional, departamental y local para extraer únicamente la información que se necesita.

Ojalá los medios, sin abandonar la reportería clásica que aprendemos en primeros semestres de periodismo, comiencen a utilizar más tecnologías de la información.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad