jueves 12 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Hoy ser joven es diferente

Ojo con los 12,53 millones de jóvenes que hay en Colombia entre 15 y 29 años de edad ¿Les estamos ofreciendo lo que necesitan?
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Cada vez más, padres de familia, maestros, Estado y organizaciones de todo tipo debemos comenzar a mirar más y mejor a las nuevas generaciones ya que, recurriendo a la manida frase de cajón, son el futuro.

El concepto de ‘futuro’ como lo hemos manejado durante décadas, con el sueño de “casa, carro y beca”, es desafiado hoy por los jóvenes. El estudio sigue siendo una necesidad sentida en los jóvenes como pasaba en los de hace 50 años, pero las formas de adquirir esos conocimientos están cambiando. Lo que importa hoy más a los jóvenes es adquirir habilidades y ya no tanto el conseguir un título profesional. Las familias de hace 40 o incluso hace 20 años querían “doctores”, no importaba si fuesen médicos o abogados.

A los jóvenes de hoy los motiva adquirir conocimientos y puede que éstos ya no sean monopolio de la educación formal, sino que residan en los cursos que dan las marcas, o estén en los viajes, o en tutoriales en plataformas de educación virtual, o en el mismo Youtube.

Ojo con los 12,53 millones de jóvenes que hay en Colombia entre 15 y 29 años de edad ¿Les estamos ofreciendo lo que necesitan? Muchos empleadores ya se han dado cuenta que hacen más con un millenial formado en conocimientos prácticos específicos y demostrables que con “doctores” elegantemente titulados con un centímetro de profundidad.

Muchos de ellos están renunciando a la posibilidad de trabajar años en una estable empresa porque quieren emprender, conocer el mundo, aprender de otras culturas y puede que les emocione más ejercer algún oficio o ser científicos de datos que ser abogados o médicos. Y en esa aventura que es el presente quieren mejorar sus hábitos alimenticios, estar en forma y consumir con criterios de sostenibilidad.

Por eso, como he insistido permanentemente desde esta tribuna, hagamos todo lo posible por facilitarles un mundo mejor, con oportunidades, para que así mismo ellos continúen construyendo un planeta aún mejor.

Hoy, en el Día Internacional de la Juventud, aprendamos de los jóvenes que no hay que temer perder el trabajo, sino perder la vida.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad