jueves 16 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

La oportunidad de los chicos

No podemos huirle al futuro... La tecnología le entrega nuevas oportunidades a los más chicos, pero hay que subirse ya a ese tren.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Siempre he sostenido que los colombianos, en su afán de concentrarnos físicamente en tres o cuatro grandes centros urbanos, desatendimos una gran realidad y es que justamente somos un país de regiones líquidas, con una fuerte dinámica económica, cultural y social ¿Qué oportunidades tiene eso para el futuro?

Con la pandemia, la reactivación económica se convirtió en un muy complejo desafío, y más para una industria como el turismo que se vio tan golpeada. En una columna que escribí para este espacio a mediados de 2020, predecía que los destinos más cercanos, los que están en promedio a 5 horas por tierra, estarían en la preferencia de los viajeros al poder llegar encapsulados en sus vehículos particulares con sus familias.

Hace unos días, Airbnb, la plataforma que sirve para que los huéspedes se encuentren con la oferta de otros usuarios que sirven de anfitriones, reveló que esta inclinación se ha visto reflejada en el incremento exponencial que han tenido las búsquedas de destinos turísticos que antes no estaban en la lista de los más solicitados. Los lugares con mayor crecimiento en este sentido son Honda, 203%; Valle del Cauca, 196%; La Mesa, 186%; Arauca, 181%; Casanare, 154%; Villavicencio, 111%; Coveñas, 99%; Bucaramanga, 98%; Moniquirá, 97% y Tunja, 92%.

Estos resultados confirman que ahora los colombianos buscan pequeñas ciudades, o regiones que se encuentran fuera de los grandes circuitos de turismo, como Casanare.

Cuando los viajeros acuden a la tecnología para armar sus planes de viajes se encuentran con una gran cantidad de opciones, muchas más que antes. Los hoteles tienen mayores oportunidades, pero también otras familias emprendedoras en la provincia que, con toda la creatividad, ahora pueden aprovechar activos que tenían en desuso; otros en las comunidades pueden crear nuevos planes que pueden dinamizar los territorios con una oferta novedosa y sostenible.

No podemos huirle al futuro. Tenemos que mirar con sospecha los intentos de paternalismo gremial que muchas veces lo que buscan es frenar la innovación para que el statu quo favorezca los poderes establecidos y acomodados. La tecnología le entrega nuevas oportunidades a los más chicos, pero hay que subirse ya a ese tren.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad