jueves 28 de abril de 2022 - 12:00 AM

Los jóvenes sí leen

No creo que lean menos, pero leen otros géneros, en otros formatos, con otros lenguajes; muchas veces usan dispositivos diferentes al venerado papel y leen en momentos y espacios distintos a los nuestros
Image
Columna de
Víctor Solano

A menudo oigo decir: “Los jóvenes de hoy ya no leen”... Voy sin anestesia a la yugular de nuestros prejuicios: Sí leen.

No creo que lean menos, pero leen otros géneros, en otros formatos, con otros lenguajes; muchas veces usan dispositivos diferentes al venerado papel y leen en momentos y espacios distintos a los nuestros.

Esta semana, la Editorial Univalle citó en su página de Facebook un tuit mío en el que planteaba esta tesis. Los comentarios en contra no se hicieron esperar: Que no leen nada, o que solo leen memes. La verdad es que los jóvenes están leyendo mucho más que memes, incluso ya es anacrónico decir que solo leen redes sociales.

Los invito: Vayan a cualquier librería y comparen el tamaño de las secciones de literatura juvenil con las de cualquier otro género y una vez que estén en la sección, revisen algunos de los títulos. Vean el tamaño de cada libro que por lo general tienen más de 400 páginas. Recuerdo una encuesta sobre consumo de lectura publicada por el Dane hace un par de años: en promedio, los niños de entre 5 y 11 años leen 3,2 libros al año, mientras que los adultos leen menos de dos libros al año.

Dirán ustedes que estoy siendo reduccionista por una simple mirada cuantitativa pero eso es solo un indicador. En las estanterías, porque no les voy a pedir que vean estadísticas de lectura de ebooks, blogs de literatura o hasta perfiles de ‘booktubers’, (canales de jóvenes youtubers comentando y reseñando libros) verán que hay literatura y no toda es de la pésima calidad que ustedes se imaginan.

No leen (tanto) los autores con los que muchos de nosotros crecimos (Shakespeare, Verne, los del ‘boom latinoamericano’, Camus, etc.,.) pero están atentos a los nuevos autores. Por supuesto, también hay otros que literalmente leen trivialidades, pero eso no es muy diferente a lo que leen muchos mayores. Y otro detalle: muchos de estos títulos están en inglés porque ahora, además, muchos leen también en otros idiomas.

La lectura sigue como necesidad para devorar universos, somos los lectores los que cambiamos...

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad