jueves 02 de julio de 2020 - 12:00 AM

Los ‘no lugares’ en la post pandemia

las casas sumaron a su función de dormitorio, las de oficina, banco, restaurante y hasta la de parque o zona de entretenimiento. Muchas más cosas ocurren hoy en las casas y los apartamentos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Marc Augé, por allá en 1992, publicó un clásico de la antropología: ‘Los no lugares’, para referirse a esos espacios que no son destino, sino a aquellos de tránsito en las ciudades. Un ejemplo son las vías, las estaciones de transporte y las terminales, entre otros.

Al releer a Augé en tiempos de coronavirus vale la pena preguntarse cómo serán las ciudades en una etapa de post pandemia, a una nueva fase llamada por algunos como ‘nueva normalidad’.

En la post pandemia, los ‘no lugares’ aumentan de tamaño. No se emocionen con la idea de construir más vías, sino a que antes de la pandemia era normal desplazarse más a más lugares que lo que hoy algunos hacen de la casa al trabajo y tal vez a un comercio para el abastecimiento de víveres. Con la etapa de pandemia, ‘los lugares’ son solo los indispensables; los centros comerciales, las ‘zonas rosas’, las zonas comerciales en los centros de las urbes se convirtieron en ‘no lugares’ que se expandieron a lo largo y ancho en nuestra mente.

La digitalización de muchas de nuestras actividades ‘agrandaron’ lugares como los hogares, los propios, porque las casas sumaron a su función de dormitorio, las de oficina, banco, restaurante y hasta la de parque o zona de entretenimiento. Muchas más cosas ocurren hoy en las casas y los apartamentos.

Esto significa un gran reto para los gobiernos locales porque a la par con que atienden, como pueden, una emergencia sanitaria y preparan su infraestructura hospitalaria, deben conciliar la tensión entre salud pública y garantías para la productividad, y deberían buscar la sostenibilidad de los ‘no lugares’ para el paulatino regreso de la población.

Entre tanto, va creciendo la tendencia de concebir un urbanismo sostenible, sustentado en la autosuficiencia energética a través de la integración de agricultura ecológica, del reciclaje de muchos materiales y de tener una movilización más inteligente. Según la ONU, aunque las ciudades ocupan solo el 3% de la superficie terrestre, representan entre un 60% y 80% del consumo de energía y son responsables del 75% de las emisiones de carbono. O cambiamos o nos cambian.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad