viernes 16 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Nómadas digitales

Image
Columna de
Víctor Solano

¿Por qué amarrarse a un lugar si se puede trabajar desde cualquier lugar del mundo? Eso es lo que piensa un nómada digital. Muchos trabajadores empezaron a ver que no era necesario tener que seguir trabajando desde su domicilio oficial y empezaron a viajar por el mundo rentando propiedades por períodos de uno o dos meses para seguir trabajando, pero disfrutando de nuevas vistas al amanecer, de distintos sabores en su paladar, y del aire o del clima de cualquier otro lugar.

Hoy tenemos un entorno laboral y social mucho más flexible. En el ámbito global, aproximadamente 1 de cada 5 huéspedes de Airbnb informó usar esta plataforma de alojamientos y experiencias para reservar espacios mientras trabajaba de forma remota y viajaba en 2021, una tendencia que se mantuvo durante el primer trimestre de 2022. En Colombia, las reservaciones de estancias largas en Airbnb crecieron 73,5% en el primer trimestre de 2022 en comparación con el mismo trimestre en 2019.

La plataforma también dio a conocer los destinos en Colombia que tienen espacios que se pueden relacionar como listos y disponibles para estancias largas para viajeros nacionales e internacionales: Medellín, Bucaramanga, Cali, Bogotá, Pereira, Cartagena, Armenia, Barranquilla y Santa Marta.

Conozco a muchos amigos bogotanos que antes de la pandemia veían totalmente inviable mudarse a una ciudad más pequeña. Cuando decidí después de muchos años salir de Bogotá e irme a vivir a Socorro en 2018 muchos pensaron que había enloquecido, que desperdiciaría mi mejor momento de vida profesional, y que me aislaría como si fuese una especie de monje anacoreta a donde no llegaban los esclarecedores destellos de la civilización.

Cuando llegó la pandemia, esos mismos envidiaban que yo viviese en un paraíso con 24° todo el año. Muchos descubrieron que había vida más allá de Chapinero alto. Hoy estoy en mi mejor momento, trabajo remoto en mi casa o en cualquier café o restaurante y desde mi conexión atiendo clientes o doy conferencias en cualquier lugar del mundo.

Miles descubrieron que su silla no estaba pegada a su retaguardia; descubrirlo a tiempo es lo que nos pone a la vanguardia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad