Publicidad

Víctor Solano
Jueves 08 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Retos para el periodista de hoy

Compartir
Imprimir
Comentarios

En la era digital, los periodistas enfrentan desafíos significativos. La atención dispersa de las audiencias ante una variedad de contenidos y plataformas, junto con las amenazas de fake news y deep fake, y las inapropiadas formas en que los poderes quieren manipular la información, genera un terreno complejo.

En este contexto, las nuevas tecnologías emergentes como la inteligencia artificial (iA), la realidad aumentada (RA) y los datos abiertos se destacan como aliados cruciales en la búsqueda de un periodismo más robusto y de calidad.

Las audiencias contemporáneas son bombardeadas con información, a menudo no verificada. Las fake news, alimentadas por agendas ocultas y desinformación deliberada, erosionan la confianza en el periodismo tradicional. A esto se suma el riesgo de deep fake, donde la realidad se distorsiona a través de la manipulación de audios y videos de personas diciendo cosas que nunca dijeron y maneras cada vez más convincentes.

En este panorama desafiante, la inteligencia artificial puede utilizarse para la verificación de hechos, filtrando información y ofreciendo contenido más confiable. Además, facilita la personalización de noticias, adaptándose a las preferencias individuales de la audiencia.

La realidad aumentada ofrece la posibilidad de sumergir a las audiencias en historias de maneras innovadoras. Pueden interactuar con datos y visualizaciones, brindando una experiencia más inmersiva y comprensible. Este enfoque no solo atrae la atención, sino que también mejora la comprensión de los temas presentados.

Los datos abiertos, disponibles para el público en general, permiten que los periodistas fundamenten sus historias en información verificable y transparente. Esto no solo fortalece la credibilidad, sino que también empodera a las audiencias con acceso a la fuente misma de la noticia.

Pero una amenaza constante, sobre todo para el periodismo en provincia, es la injerencia que los distintos poderes buscan ejercer a partir de la manipulación de la pauta publicitaria, principal fuente de financiación de los medios. Pretenden algunos corruptos que la compra de espacios publicitarios se convierta automáticamente en un salvoconducto para no ser tocados por las investigaciones y las denuncias y que, por el contrario, las nimiedades sean elevadas a la categoría de historias esenciales.

El periodismo del siglo XXI no puede ignorar las transformaciones tecnológicas que definen nuestra era. Es necesario adoptar un enfoque proactivo, abrazando estas herramientas emergentes para enfrentar las amenazas y desafíos actuales, sin que esto signifique renunciar al uso del criterio y de la verificación. La colaboración entre periodistas y expertos en tecnología va a ser cada vez más esencial para maximizar el potencial de estas herramientas y garantizar su uso ético y efectivo. Pero también será clave el escrutinio de las audiencias críticas que sirvan como veedoras del buen ejercicio periodístico.

En última instancia, la relación entre periodismo y tecnología debe basarse en una premisa fundamental: el compromiso con la verdad y la integridad informativa. En un mundo saturado de información, el periodismo de calidad emerge como un faro esencial.

En el Día del Periodista en Colombia, conmemoramos la misión persistente de contar historias que resistan el escrutinio del tiempo y sirvan como pilares de una sociedad bien informada y participativa. Hoy, desde Valledupar donde fui invitado a compartir de estos temas con los periodistas locales, abrazo con admiración a todos los valientes colegas que se atreven a desafiar los poderes en aras de la búsqueda de la verdad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad