viernes 11 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

‘Santander, una isla para conocer’

Image
Columna de
Víctor Solano

Santander, una isla para conocer” podría ser el nuevo eslogan para posicionar a este departamento y así, atraer turistas... Eso o actualizar su mediocre infraestructura vial que hoy aísla al oriente colombiano con el resto del país.

A pesar de ser la cuarta economía de este país por detrás de Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca, Santander lleva años tolerando un rezago en materia de infraestructura vial por la desidia de los gobiernos departamentales y la indiferencia del gobierno nacional.

Según el Índice Departamental de Competitividad 2022, Santander se ubica en el lugar número 13 en materia de infraestructura, y descendiendo cinco puestos frente al mismo ranking en 2020. Que el gobierno departamental no se escude en la manida excusa de la pandemia porque todos los departamentos pasaron por lo mismo.

Los ciudadanos tenemos la culpa de haber sido tan tolerantes frente a la corrupción, la desidia y la falta de voluntad política que han convertido a este territorio, por sus atrofiadas vías de acceso, en una isla. La carretera nacional, entre Barbosa y Bucaramanga, es una trocha veredal en muchísimos de sus tramos y ha sido huérfana de proyectos y soluciones alternativas como viaductos o túneles que si construyen en otros departamentos. La provincia de García Rovira está condenada a anquilosarse en el siglo 19.

Afortunadamente, y aunque no aparece la variante de Socorro, el Invías socializó los estudios y diseños para el corredor Chiquinquirá-Bucaramanga que contempla algunos tramos de doble calzada y tercer carril para adelantamiento. Ojalá Guillermo Reyes, el ministro de Transporte, de reciente visita a Santander, cumpla con lo prometido y vaya más allá para sacar del aislamiento a municipios como Capitanejo, Contratación, Guacamayo y Onzaga, así como se complete la vía Charalá-Duitama.

A Santander debemos promocionarla por muchos atractivos más que no sea el de la isla perdida, o los cráteres en la malla vial de Socorro que algunos han llamado jocosamente, “las otras Gachas” por su parecido con la quebrada en Guadalupe. Santander merece mucho más y tener una infraestructura acorde al aporte que le hace a la economía del país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad