domingo 04 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El ‘team’ de Fredy Anaya

Mientras Egan es un ejemplo de talento, esfuerzo y disciplina, Anaya es probablemente la persona en Santander que más simboliza todos los males de la política tradicional.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Yesid Lancheros

La campaña por la Alcaldía de Bucaramanga empieza a producir noticias. La más llamativa es que el exalcalde Luis Francisco Bohórquez será el gregario del controvertido Fredy Anaya, al que tuvo la osadía de calificar esta semana como el “Egan Bernal” de nuestra ciudad.

A todas luces resulta ofensivo que Bohórquez, con deudas pendientes con la justicia por el escándalo de Manantial de Amor, se aproveche de una gloria del ciclismo nacional para intentar compararlo con Anaya, un candidato que representa precisamente todo lo contrario en materia de valores.

Mientras Egan es un ejemplo de talento, esfuerzo, humildad y disciplina, Anaya es probablemente la persona en Santander que más simboliza todos los males de la política tradicional. Anaya siempre se ha escudado en que su nombre no aparece en nada. En ninguna empresa, en ningún negocio, en ningún papel, en ningún contrato, pero todos sabemos bien quién es él, cuáles han sido sus actuaciones, cuál es su visión de lo público, de quién se rodea y eso resulta más que suficiente para no apoyarlo en su interés de suceder a Rodolfo Hernández.

Sin embargo, nos dice el gregario Bohórquez que Anaya “podría estar en la posibilidad de cambiar el estilo de liderazgo que tiene la ciudad”. En eso se equivoca de cabo a rabo. Si bien es cierto que la confrontación de Hernández fracturó lamentablemente a la ciudad entre “buenos” y “malos” y no sirvió al final para mucho, el “estilo” de Anaya no es la solución. Por el contrario, con este candidato avalado por Cambio Radical y el Partido Conservador, Bucaramanga retrocedería décadas en la lucha contra la corrupción.

Anaya, en su eslogan de campaña, también nos invita a “madrugar” por Bucaramanga, intentando quizá mostrar una faceta de trabajo arduo que en nada corresponde con su realidad. Como dicen por ahí, el papel aguanta todo y más en el afán de buscar votos.

Para finalizar, el otro hecho de la semana fue el anuncio de Bohórquez del lanzamiento de su libro titulado ‘Mi prisión mediática’. Por lo que se percibe, creo que va a decir que su caso fue culpa exclusiva de los medios de comunicación. Acusar a los periodistas por el trabajo que realizan y victimizarse ha sido siempre una salida fácil a la que acuden algunos para evadir preguntas y responsabilidades.

Dato de cierre: A Macías le puede salir cara su ‘jugadita’ de intentar torpedear a la oposición en el Congreso. Se sentaría un buen precedente.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad