domingo 15 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

La furia contra las ciclorrutas

Hay que aprovechar que en Bucaramanga existe una saludable fiebre deportiva por el ciclismo para que cada día más personas opten por este medio alternativo de transporte.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Yesid Lancheros

El malestar que un amplio sector de Bucaramanga viene expresando en contra de las ciclorrutas debe ser un motivo de preocupación y servir de ejemplo para futuros proyectos. Resulta lamentable que una buena iniciativa, que contribuye a la movilidad sostenible y al medio ambiente, haya terminado por dividir a ciudadanos, comerciantes, expertos y gremios. Hay que admitir que las voces de rechazo provienen de la mayoría.

En lo personal defiendo que nuestra ciudad se ponga al día en materia de infraestructura para los ciclistas, pues viene rezagada en comparación con otras urbes del país. Hay que aprovechar que en Bucaramanga existe una saludable fiebre deportiva por el ciclismo para que cada día más personas opten por este medio alternativo de transporte.

Por eso, el alcalde Rodolfo Hernández acertó al jugársela con esta decisión de las ciclorrutas y creo que es oportunista celebrar que un juez se le atraviese a estas obras, como ocurrió en los últimos días. No es bueno que en Colombia tengamos una justicia politizada que impide el progreso de las ciudades mediante decisiones que dejan en el limbo la inversión de nuestros impuestos. Hay muchos delincuentes de cuello blanco y escándalos de corrupción por resolver, para que ahora los jueces se dediquen a paralizar las obras de infraestructura.

Dicho esto, creo igualmente que la Alcaldía tiene por delante una oportunidad para revisar este proyecto con todos los sectores interesados: desde los comerciantes, pasando por los colectivos de ciclistas, el Comité de Gremios, hasta las voces autorizadas de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

Creo que sí es posible llegar a un consenso frente a este enorme problema que se ha desatado y que no va a terminar. Ahora sucede que las ciclorrutas son las responsables de todo lo malo que pasa en Bucaramanga. La rabia que uno percibe en la gente, por cuenta de este proyecto, no es conveniente para nadie.

‘Ciclorrutas sí, pero no así’, dicen algunos, como queriendo imponer un punto de vista en particular. En la sociedad debe primar el interés colectivo. Sin embargo, sí sería muy útil que el Alcalde se apersonara de esta situación y fomentara un diálogo colectivo que permita que este proyecto goce de una mayor legitimidad popular.

Dato de cierre: Llega la Semana por la Paz en Santander. Habrá más de 20 invitados y valiosos espacios para reflexionar sobre la importancia de vivir en una sociedad sin violencia.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad