domingo 13 de enero de 2019 - 12:00 AM

Richard Aguilar, en la cuerda floja

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Yesid Lancheros

Le llegó la hora al senador Richard Aguilar, gobernador de Santander entre 2012 y 2015. En poder de la Fiscalía hay una oferta de colaboración de su entonces secretaria de Infraestructura, Claudia Yaneth Toledo Bermúdez, y su esposo, Lenín Darío Pardo Pulido, quienes manifestaron estar dispuestos a confesar cómo se habrían feriado contratos en el departamento por casi medio billón de pesos.

Es aterradora esa cifra sobre la cual, presuntamente, se habría estructurado un cartel de contratos. Toledo y Pardo están buscando beneficios en medio de la investigación que enfrentan por la remodelación del estadio Alfonso López, una obra en la mira por coimas de unos 3.000 millones de pesos y que terminó costando un 40% más de lo pactado.

“La matriz de colaboración con la justicia incluye los direccionamientos en la contratación de Aguilar. Él todo lo controlaba y la secretaria (Toledo) ejecutaba sus órdenes”, me contó una fuente cercana a la investigación.

Un dato que ha llamado la atención es que, al parecer, el contratista Octavio Reyes, a cargo de las obras del Alfonso López, habría intentado proteger a Aguilar a la hora de colaborar con la justicia y revelar cómo se repartieron las coimas del contrato del estadio. Por eso, Toledo ha dicho: “Claro que yo sabía, pero todo fue ordenado por el Gobernador, como en todos los contratos”.

También vale la pena que se indague el papel de Julián Jaramillo y Felipe Villamil, en la Gobernación de Aguilar. ¿Es verdad que había un modus operandi para controlar el presupuesto y que consistía en un sello seco con el cual se visaban los certificados de disponibilidad presupuestal?

En el caso de Jaramillo, su antigua firma Construmarca se benefició del contrato de interventoría para la construcción del tercer carril en la autopista Bucaramanga-Floridablanca, sin que a nadie le importara ese detalle que podría configurar un conflicto de interés. Intenté dialogar con Richard Aguilar, pero está fuera del país. Su hermano Mauricio quiere ser el próximo Gobernador, al igual que él y su padre, Hugo Aguilar, condenado por la ‘parapolítica’.

Dato de cierre: Escandalosos los incrementos del predial en Bucaramanga. Golpea a la gente. ¿Se corregirán los abusos?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad