domingo 01 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Un siglo de periodismo

no hay una persona en la región que no tenga un recuerdo con este diario. Es verdad: todos llevamos algo de Vanguardia.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Yesid Lancheros

En momentos en que el periodismo atraviesa por una de sus épocas más turbulentas, debido a la crisis en el modelo de negocio y la fuerte irrupción de las plataformas digitales, Vanguardia cumple sus primeros 100 años. Es una excelente noticia para un diario que a lo largo de este centenario se ha convertido en un patrimonio de los santandereanos. Vanguardia es un referente, un símbolo de identidad, una marca que refleja lo que somos.

Que este siglo sea un motivo para enaltecer, en primer lugar, a la familia Galvis, cuyo empuje empresarial ha permitido que Vanguardia narre la historia de Santander, del país y del mundo. El primero de septiembre de 1919, Alejandro Galvis Galvis fundó un modesto diario de cuatro páginas, cuya edición costaba tres centavos de la época. La finalidad era defender unos valores liberales y una manera de ver el mundo. Lo valioso es que 100 años después, generación tras generación, la familia mantiene el control del periódico.

Vanguardia ha logrado sortear dificultades, como el incendio de 1953, en la época de la Violencia, o el atentado terrorista de 1989, que sufrió a manos de Pablo Escobar. El coraje de Alejandro Galvis Ramírez y la visión de Alejandro Galvis Blanco han permitido que este diario siga adelante y que hoy sea un ejemplo de transformación digital y de adaptación a las nuevas épocas que vive el periodismo.

En segundo lugar, hay que rendirle un homenaje a los periodistas. Hombres y mujeres que escriben en la sala de redacción de la calle 34. Crecimos leyendo sus noticias, reportajes, crónicas y entrevistas. Sus nombres permanecen en nuestra memoria. También a los fotógrafos y a todo el equipo que se necesita para elaborar un diario de calidad y que es referente del buen periodismo regional.

En estos días, conversando con la directora Diana Saray Giraldo, decíamos que no hay una persona en la región que no tenga un recuerdo con este diario. Es verdad: todos llevamos algo de Vanguardia. En mi caso, por ejemplo, mi primer artículo fue publicado en este periódico, el jueves 11 de mayo del 2000, y era una reflexión a raíz del asesinato del profesor Jesús Antonio Bejarano. En aquel entonces, estudiaba periodismo en la Unab y Vanguardia tenía una página universitaria donde recibía textos de jóvenes. Hoy, casi 20 años después, tengo el honor de escribir una columna de opinión en este diario. ¡Gracias Vanguardia!

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad