domingo 06 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Yesid Lancheros

Una buena ministra

Este año unos 80.000 jóvenes se verán beneficiados con Generación E, mientras el anterior programa llegó a 40.000.
Image
Columna de
Yesid Lancheros

Desde que llegó al Gobierno, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, ha tenido que enfrentar una crisis social profunda. Cuando apenas llevaba un par de semanas en el cargo, capoteó un fuerte paro educativo que al final se resolvió con históricos acuerdos para ese sector.

Ejecutiva, eficiente y realista frente a los compromisos que puede hacer el Estado, la Ministra logró que el presupuesto pasara de 38,5 billones de pesos en el 2018 a 44,1 billones este año. Ahora que se anuncian nuevas marchas para el próximo 10 de octubre, es bueno revisar cómo han ido avanzando los compromisos que asumió el Ministerio tras el paro del 2018. Esto es importante porque, a veces y con información falsa, algunos pueden terminar siendo un instrumento de políticos en campaña electoral.

De acuerdo con las cifras, ya se comprometieron más de 4,5 billones de pesos para la educación superior pública. Si la crítica era que en el pasado se privilegió a las universidades privadas, ahora he oído que se viene haciendo un esfuerzo financiero por fortalecer a las instituciones públicas. Por ejemplo, este año unos 80.000 jóvenes se verán beneficiados con Generación E, mientras el anterior programa del gobierno Santos llegó a 40.000.

Así mismo, con el fin de cumplir los puntos acordados luego del paro, van seis sesiones de trabajo. También se trabaja en un proyecto para reformar el Icetex y en otro que busca introducir cambios en el sistema de regalías con el fin de encontrar recursos para la educación.

Los jóvenes tienen derecho a protestar, pero también tienen el deber de informarse. No pueden hacerle el juego a algunos a los que no les preocupa la educación, sino hacer ruido de cara a las elecciones del 27 de octubre. Y en esta época confusa, también se deben establecer las responsabilidades frente a los hechos de corrupción que sacuden a la Universidad Distrital. Hay que identificar a los responsables de este saqueo infame y las generalizaciones no caben. En mi opinión, tenemos a una buena ministra al frente de la política educativa del país.

***

Debido a mis nuevas responsabilidades como Editor Político de la Revista Semana, debo despedirme de este espacio dominical. Durante casi un año, tuve el honor de escribir en este diario, al que quiero y respeto profundamente. Gracias a su directora, Diana Saray Giraldo, por invitarme a formar parte de su equipo de columnistas. Gracias a los lectores por sus comentarios y críticas. Seguiré de cerca lo que ocurra con Bucaramanga y Santander.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad