Publicidad

Editorial
Sábado 23 de marzo de 2024 - 05:00 AM

¿Negociación o sometimiento?

Curioso que el presidente encabece una propuesta de diálogo hacia un sometimiento a un grupo armado ilegal, calificándolo de traqueto.

Compartir
Imprimir
Comentarios

El llamado Clan del Golfo o también Autodefensas Gaitanistas de Colombia, se ha convertido en el nuevo foco de la propuesta de paz total del presidente de la República, Gustavo Petro, y no para bien. En los últimos días, lo que comenzó como acercamiento entre el grupo armado ilegal y el Gobierno Nacional, con el paso de las horas se ha convertido en un debate público de expresiones altisonantes y, en realidad, pocas posibilidades de éxito en unas hipotéticas conversaciones que, para el presidente, deben llevar a un acogimiento a la justicia de sus miembros.

Las tensiones son evidentes, el presidente ni siquiera reconoce a este grupo su denominación como Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, por cuanto considera que ofenden la memoria de Jorge Eliecer Gaitán, el sacrificado líder del liberalismo colombiano: “A ellos no les gusta que les llamen Clan del Golfo, sino gaitanistas, pero es que Gaitán era un revolucionario, está mal usado el nombre, Gaitán no era un traqueto”. Curioso que el presidente encabece una propuesta de diálogo hacia un sometimiento a un grupo armado ilegal, calificándolo de traqueto y destruyendo el ropaje de beligerancia política con el que quieren disfrazarse.

No es que el mandatario esté equivocado al identificar al Clan del Golfo como tal, ni al establecer la meta de las posibles conversaciones no como un diálogo de paz, sino como un proceso de sometimiento, lo que no parece muy atinado es presentar estas dos posiciones en un evento público y de manera tan confrontacional: “Si no se atreven, guerreamos y la decisión es destruirlos”, les dijo también desde Apartadó el presidente Petro, quien pocas horas después recibía un informe de International Crisis Group que le decía que “Para el éxito de la paz total, el Gobierno debe incluir al Clan del Golfo”.

En síntesis, un grupo del estilo de estas AGC, que ha capitalizado a su favor los Acuerdos de Paz de 2016 y los diálogos del actual gobierno con diferentes grupos armados, está dejando al descubierto la fragilidad que en realidad tiene en este momento la estrategia de la paz total, en tanto parece inmanejable la circunstancia de que los avances del diálogo en un territorio, propician el fortalecimiento de grupos armados en otros. Urge que haya claridad en el concepto en este tema por parte del gobierno Petro, para que no vayamos a terminar el cuatrienio con la paradoja de que quien hace trizas la paz es quien más quiso promoverla.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Editorial

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad