Sábado 22 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Delicadas fallas del DANE

Actualmente no hay certeza sobre la realidad productiva de nuestro departamento, pues el cambio hecho a la base metodológica con que se calculó el PIB nacional provoca que Santander aparezca como si hubiera sufrido un marcado proceso de desindustrialización.

Preocupa la gravedad de los yerros en que ha incurrido el DANE en labores básicas para el buen gobierno, la debida marcha de la economía, la producción, la investigación y los planes de desarrollo que se elaboren para los próximos años. Sobre el Censo Nacional de Población, a poco de terminar el mes de septiembre, no hay certeza de cuándo estarán listos sus resultados, pese a la intensa publicidad que de él se hizo, a haberle destinado $391 mil millones del Presupuesto Nacional, a que información fundamental para la marcha del país lleva 13 años sin actualizarse, a haberse usado tecnología avanzada para la medición digital eCenso, a que los censistas llevan meses recogiendo información puerta a puerta, casco urbano por casco urbano. La administración Santos Calderón anunció que los primeros resultados del Censo estarían en el mes de julio, pero aún no se han publicado, pese a ser piedra angular de la eficacia, calidad y buena orientación del Estado en su actuar en muy diversos niveles, así como en la interacción de la administración pública con el mercado y la sociedad civil. ¿Qué es lo que realmente ha sucedido? ¿Por qué tanto silencio? Complejos dolores de cabeza, de gran repercusión para la marcha de Colombia, heredó el actual director del DANE, Juan Daniel Oviedo de su antecesor, Mauricio Perfetti.

Otra tarea mal hecha, de hondas consecuencias, son los yerros que hay en las cuentas departamentales que el DANE reveló hace poco, en las que hay sustantivas inconsistencias sobre la realidad económica de las regiones. En ellas, Santander es uno de los departamentos más lesionados. Actualmente no hay certeza sobre la realidad productiva de nuestro departamento, pues el cambio hecho a la base metodológica con que se calculó el PIB nacional provoca que Santander aparezca como si hubiera sufrido un marcado proceso de desindustrialización, que su PIB hubiera caído en $21 billones, lo que a ningún experto le parece posible.

El asunto es tan grave que el Director del DANE decidió adelantar el primer censo económico en el país, para generar consistencia sobre el estado real de la producción y la vocación económica de cada departamento. Lo comentado lesiona hondamente al país, la economía, la gobernanza, las regiones, a Santander y enmendar dichos errores llevará tiempo.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad