Jueves 08 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

¡Son las mujeres!

Estas elecciones demuestran que, a pesar de las buenas cifras económicas del país del norte, el discurso sexista y los distintos episodios donde Trump ha mostrado poco respeto por los migrantes, las minorías y las mujeres le empiezan a pasar factura.
EFE / VANGUARDIA

Durante la campaña de Bill Clinton a la presidencia de los Estados Unidos, en 1992, su asesor James Carville, hizo popular el dicho: “Es la economía, estúpido”, para referirse a que los logros de su entonces contrincante, George Bush, eran propios de lo momento económico de su país, pero no necesariamente de sus actuaciones como gobernante. No obstante esta frase se volvió parte de la dinámica electoral del país del norte, pues se arraigó la creencia de que si al Gobierno de turno le iba bien en sus cifras económicas, su aprobación se vería reflejada en las urnas en las legislativas.

Lea además: Estas son las mujeres musulmanas que llegan por primera vez al Congreso de EEUU

Pero tal realidad parece haberse desvirtuado en las últimas elecciones al Congreso de los Estados Unidos, ocurridas el pasado martes, pues a pesar de que las cifras económicas del país del norte son las mejores de los últimos 10 años, el gobierno de Donald Trump perdió la mayoría republicana en la Cámara de Representes.

Según el analista Moisés Naím, ya no se trata de la economía; hoy se trata de las mujeres. Estas elecciones dejaron el reto histórico de 113 representantes y senadoras, frente a las 107 que hasta ahora ocupaban un lugar en el Congreso. Muchas de estas mujeres que fueron elegidas hacen parte del grupo de latinas conocidas como “las insurgentes”, una vertiente demócratas que ha reaccionado contra las políticas discriminatorias de Trump y que ha alzado una voz a favor de los migrantes, los derechos de la comunidad Lgbti y, por supuesto, las mujeres.

La mayoría demócrata en la Cámara sin duda representa el primer gran revés político de Donald Trump, que perdió la hegemonía republicana en las dos Cámaras y la conserva solo en el Senado.

Esto significa que no será tan fácil mover su agenda legislativa, con la Cámara baja en manos de los demócratas.

Estas elecciones demuestran que, a pesar de las buenas cifras económicas de Estados Unidos, el discurso sexista y los distintos episodios donde Trump ha mostrado poco respeto por los migrantes, las minorías y las mujeres le empiezan a pasar factura. En su discurso poselectoral Trump arremetió ahora contra la prensa. Falta ver ahora cómo virará su discurso.

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad