viernes 10 de enero de 2020 - 12:00 AM

Al rescate de nuestra historia urbana

Ojalá a partir de estos elementos iniciales lográramos recopilar cientos de hitos, historias y personajes que nos devuelvan el sentido de ciudad que hemos perdido y podamos reconciliarnos con nuestro entorno urbano y, aún más, con quienes compartimos este espacio físico, social y cultural.
Escuchar este artículo

Hay que saludar de la mejor manera el empeño que el director del Instituto Municipal de Cultura, Néstor José Rueda Gómez, ha puesto en la creación de una Sala de Desarrollo Urbano, que, según los planes del funcionario, debería abrir en pocas semanas. La importancia de esta iniciativa de corte cultural, es la de tratar de recuperar la historia o la memoria urbana de Bucaramanga, la cual sufre cada vez de mayores lagunas, puesto que los grandes esfuerzos de las pocas instituciones que luchan por mantener nuestra identidad al día, no son sino mínimamente notorias ante el desapego y desinterés de la inmensa mayoría.

Los pueblos que dejan refundir su historia, terminan, más tarde o más temprano, perdiendo su arraigo, su identidad y con ello su rumbo, para quedar viviendo y trasegando penosa y arbitrariamente, al paso caprichoso de los gobiernos de turno, sin que un proyecto integrado con su pasado marque líneas de desarrollo hacia el futuro. Una ciudad que ha perdido en gran medida su propio rastro, como es lo que le sucede a Bucaramanga, comienza a dar tumbos, en lo urbanístico, en lo cultural, en lo económico, en lo artístico, en lo político, en fin, en todos los campos que definen día a día su presente y su porvenir.

Lo deseable es que tuviéramos hoy una ciudad congruente en todos sus aspectos, que remarcara nuestras fortalezas y redujera nuestras carencias; con una comunidad que comprendiera su entorno, se apropiara de él e hiciera valer a quienes lo hicieron posible edificando en el pasado lo que hoy nos sirve y enorgullece. Pero, conseguir esa armonía entre el espacio y las personas que lo utilizan, solo es posible cuando la historia nos mantiene en contacto con nuestra evolución y no perdemos el sentido de lo que somos y lo que tenemos.

Por esto es tan importante que, como lo asegura el director Rueda Gómez, esta Sala de Desarrollo Urbano tenga “planos, biografías e imágenes para configurar o reconfigurar la memoria de nuestra Ciudad Bonita. Los asistentes encontrarán los contenidos de 89 hitos que van del siglo XVIII hasta el año 1949”.

Ojalá a partir de estos elementos iniciales lográramos recopilar cientos de hitos, historias y personajes que nos devuelvan el sentido de ciudad que hemos perdido y podamos reconciliarnos con nuestro entorno urbano y, aún más, con quienes compartimos este espacio físico, social y cultural.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad