domingo 01 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Ambiente enrarecido

Se puede sentir en todas partes. En diversos aspectos de la vida diaria y en todos los sectores de la sociedad. El ambiente en el país está enrarecido.

La preocupación, la intranquilidad y hasta el temor están haciendo carrera entre la ciudadanía, que cada día que pasa se siente más intranquila. Y no sobra decir, que eso no es bueno para el país ni para el Estado que lo administra.

¿Las razones? Muchas, pero dentro de las principales no se pueden descontar la polarización política y la crisis económica mundial que amenaza con traspasar las fronteras nacionales sin que los encargados de la economía local hayan hecho mayor cosa para enfrentarla.

De hecho, si se quiere ponerle nombre propio a los culpables de la zozobra que se está apoderando del país, lamentablemente hay que señalar con el dedo a varias instituciones oficiales.

Sí. Por cuenta de los atropellos del DAS contra todo aquel que considere contrario o fiscalizador de la administración de turno, lista en la cual figuran desde magistrados y periodistas hasta ciudadanos del común; y por cuenta también de escándalos aún más graves como los falsos positivos protagonizados por el Ejército, desde las clases menos favorecidas hasta los altos círculos dirigenciales y de opinión, le tienen temor a algo. Bien sea a caer víctimas de alguno de los tipos de violencia que campean por todas partes o incluso, a opinar.  

La afirmación anterior queda completamente demostrada por estudios como el publicado por el Centro de Investigación en Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia, entidad que realizó una encuesta con más de mil personas en 10 ciudades del país y concluyó que los colombianos en la actualidad conversan más de política, sí, pero no frente a personas con ideas contrarias.

Es que hasta hablar por teléfono tranquilamente y con algo de privacidad, se volvió un lujo. Atrocidades como las cometidas por el DAS, que han desembocado incluso en serias amenazas contra magistrados de la Corte, han dejado estupefacta a la opinión pública nacional y a la comunidad internacional.  

El Gobierno y más concretamente el Presidente en persona, debería salir públicamente y comprometerse sin desvíos o retórica alguna con los colombianos, a que todos los desmanes cometidos por organismos del Estado no sólo se van a investigar y sancionar ejemplarmente, sino que no van a volver a suceder. De hecho, está en mora de hacerlo por el bien del país entero, ya que la simple prohibición al DAS para que haga interceptaciones telefónicas, no es suficiente.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad