martes 14 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Barrancabermeja no debe volver a su peor pasado

Esperamos que la experiencia acumulada en la zona y la capacidad de las Fuerzas Militares logren neutralizar de una vez por todas esta situación, para que Barrancabermeja no tenga que volver a su peor pasado.
Escuchar este artículo

En la década de los 90 del siglo pasado, en Barrancabermeja ocurrieron 695 asesinatos, una estadística más que dolorosa y claramente representativa de lo que estaba ocurriendo en esta ciudad petrolera, que terminó por ser un lugar en el que se ubicó el vórtice donde se cruzaron todas las violencias que vivía entonces el país. La ciudad, las zonas cercanas y el Magdalena Medio santandereano en general, sufrió entonces con todo rigor el asesinato, la violación de los derechos humanos, el reclutamiento forzado, el secuestro, la extorsión, las masacres, el sicariato político y prácticamente el exteminio de líderes sociales, entre muchas otras atrocidades.

El Epl, Las Farc y el Eln se disputaban el dominio de la zona urbana y rural de Barrancabermeja, pero lo mismo hacían grupos de paramilitares que sembraron el terror por toda la región, como manera de contener el avance subversivo. La guerra se intensificó a niveles catastróficos para los civiles y para la ciudad misma, cuyas finanzas y opciones se redujeron cada vez más por esta razón. Pero, poco a poco la guerra fue cediendo, la violencia disminuyó y Barrancabermeja tuvo un resurgimiento importante, a tal punto que durante seis años, de 2011 a 2017 la ciudad fue la séptima economía colombiana.

Pero este fin de semana volvió la violencia armada a esta querida ciudad, la segunda en importancia de Santander, por cuenta de un ataque cuya autoría el comandante de las Fuerzas Militares, General Luis Francisco Navarro, radicó en el Eln. Fueron dos ataques con explosivos que atentaron contra Ecopetrol, lo que obligó a la empresa a parar preventivamente las operaciones de los pozos cercanos a La Cira Infantas, lugar donde ocurrieron las explosiones. Todo esto trae los peores recuerdos a una población que tenía a la guerrilla en el pasado y que ahora vuelve a verla en sus viejas tácticas, como la de atentar contra la petrolera.

El temor de la región y de todos los santandereanos es que este haya sido solo el primer paso de una avanzada guerrillera sobre el Magdalena Medio en los próximos años, es decir, que el Eln pueda estar volviendo sobre sus pasos en Barrancabermeja, presionados en parte por los enfrentamientos que hace meses ocurren en el Catatumbo y varios municipios de Norte de Santander. Esperamos que la experiencia acumulada en la zona y la capacidad de las Fuerzas Militares logren neutralizar de una vez por todas esta situación, para que Barrancabermeja no tenga que volver a su peor pasado.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad