lunes 23 de febrero de 2009 - 10:00 AM

‘Bom negócio’

El atractivo que despierta Brasil ya no se limita al fútbol, el carnaval y las garotas; ahora mismo se ha constituido en un potencial aliado que nos puede ofrecer un mercado substancioso, un soporte político especialmente oportuno y una gran proximidad cultural que debemos reconocer, incrementar y deseablemente mantener hacia el futuro.

Aunque resulte incomprensible se trata de un gigante poderoso, poseedor de una gran riqueza humana que siempre ha estado junto a nosotros y no lo hemos valorado suficientemente. Ya es hora de decir: Brasil, buen vecino y ‘Bom negócio’.
 
En medio de los síntomas cada vez más preocupantes de una crisis mundial, respecto de la cual es muy improbable que Colombia la logre enfrentar sin sufrir traumatismos mayores, nos llega la noticia refrescante de que el presidente Uribe y su homólogo brasilero Lula da Silva se han reunido, han intercambiado manifestaciones de apoyo para sus respectivos países y han suscrito convenios concretos que seguramente sentarán las bases para un intercambio comercial de innegables beneficios mutuos. No debe olvidarse que Brasil tiene una población de 188,6 millones de habitantes y que su poder adquisitivo ha venido ascendiendo aceleradamente.

De otra parte debemos celebrar el hecho de contar con la buena voluntad de un país y de su gobernante, cuando ellos se han venido consolidando como líderes mundiales. Resulta particularmente eficaz el hecho de que la gran nación de la samba sirva de puente en las relaciones que deben mantenerse con los vecinos surcontinentales, máxime cuando éstas se han vuelto bastante difíciles debido a diferencias ideológicas. Ya es hora de que Colombia no dependa exclusivamente del beneplácito de los Estados Unidos; el coloso norteamericano no ha perdido su poderío, pero se encuentra en un atolladero económico, lo cual dificulta su capacidad de cooperación internacional y, de otra parte, el gobierno de Obama no ha dado señales de ser benévolo con quien fue un seguidor incondicional de su contrincante político.

Recientemente se han presentado dos situaciones que son indicativas del tipo de relaciones que pueden llegar a existir entre Brasil y Colombia. La primera fue el apoyo que Brasil prestó para el rescate de Alan Jara, Sigifredo López y cuatro uniformados, la segunda el que se haya planteado que cualquier negociación bilateral deberá hacerse en las monedas nacionales - reales y pesos - quitándole por tanto todo el protagonismo al dólar. Son señales inequívocas de la solidaridad existente y de que se quiere proceder en forma autónoma, sin recurrir a ningún tipo de aval estadounidense.

Finalmente, y no menos importante, la riqueza cultural brasilera es exuberante y de ella podemos recibir influjos infinitamente benéficos. Basta con apreciar su música, su literatura y su sapiencia ante la vida, que excluye gran parte de las formas de belicosidad, para entender que es mucho lo que de esa gran nación podemos aprender.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad