martes 06 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Buenas noticias edificadas sobre malas mañas

Son realmente pocas las ocasiones en las cuales una buena noticia está edificada sobre algunos hechos que no son del todo buenos para una sociedad. La situación de la banca colombiana, es uno de los mejores ejemplos de ello.

De acuerdo a los reportes más recientes, junto al sector financiero latinoamericano, los bancos nacionales parecen haber sorteado la crisis mundial de una manera que con toda seguridad envidian sus pares estadounidenses y europeos. De hecho, la solidez de los bancos de este país prácticamente no se puso en duda durante la tormenta de quiebras, a pesar de que los gigantes mundiales como Lehman Brothers cayeron como un castillo de naipes, al tiempo que otros como el Citi y el Bank of America todavía luchan por mantenerse a flote.

La manera cauta y responsable en que se han administrado los bancos nacionales, a diferencia de sus colegas del primer mundo, ayuda a adjudicarle la explicación más lógica a ese fenómeno.

Pero hasta ahí las buenas noticias.

Y es que por el lado contrario, tampoco se puede desconocer que una porción importante de las muy jugosas utilidades de la banca nacional, que llegaron a más de 5 billones de pesos el mes pasado, están soportadas en excesos contra los consumidores que hasta el momento las autoridades gubernamentales del ramo se han negado a reconocer y, menos aún, a enfrentar.

En otras palabras, si bien los manejos cautos son en alguna medida responsables de que esa enfermedad de balances en rojo y bancarrotas sorprendentes no haya contagiado al sector financiero colombiano, son también los costos excesivos que éste le carga a los usuarios, los que definitivamente han consolidado esa tendencia.

Es que no solamente son los cargos de exagerados impuestos a servicios que hasta hace poco eran casi gratuitos. También los impulsa el hecho de que las bajas en las tasas de interés decretadas por el Banco de la República sólo las vean los ahorradores y no simultáneamente quienes necesitan créditos. En ese proceder ventajoso, por no calificarlo de otra manera, se pueden encontrar también muchas de las causas de los impactantes resultados de los bancos.

Así las cosas, la situación es estable pero impropia. Todos los países del mundo sin excepción, requieren de un sector financiero saludable para que sus economías funcionen. Sin embargo, esa salud no puede sustentarse en abusar de la ciudadanía.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad