viernes 28 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Carrera armamentista entre pobres

Latinoamérica no puede caer por ningún motivo en la treta más reciente de Hugo Chávez.

El delirio actual del mandatario venezolano, quien continúa viviendo en la Guerra Fría, en ese enfrentamiento anacrónico entre una ideología muerta como la socialista-comunista y la libertad económica, finalizada por cierto hace 20 años, puede llevar a Suramérica a la quiebra.

Sí. Sus frecuentes y muy anunciadas compras de armas a Rusia, bajo la disculpa de hacerle frente a una hipotética invasión de Estados Unidos, es un lujo que ya no puede darse ni el mismo. Y mucho menos, el resto de países.

Es que la región no puede caer en lo que podría denominarse como una carrera armamentista entre pobres. O en otras palabras, entre Chávez con sus alucinaciones y quienes consideran que deben prepararse para contrarrestar eventualmente cualquier movimiento del Presidente de Venezuela.

La realidad es que los países suramericanos tienen un porcentaje tan alto de sus poblaciones en condiciones económicas y de privaciones tan graves, que no existe argumento posible o justificación alguna para dilapidar recursos en armas para una eventual guerra internacional que probablemente jamás ocurrirá.

Puesto de manera diferente, no tiene perdón el Gobierno que se gaste miles de millones de dólares en tanques y ametralladoras, cuando hay déficit de casas de interés social, insuficiencia de acueductos y escasez de carreteras en buen estado.

De hecho, si se tienen en cuenta los graves problemas que afronta Venezuela por cuenta de las equivocaciones monumentales en materia de manejo económico interno cometidas por Hugo Chávez, ni él mismo puede continuar en esa carrera demente.

Sin embargo, lo verdaderamente triste es que se rehúsa a darse cuenta. Y mientras él se rehúse, es obligación de los demás gobiernos de la región, incluido el de Ecuador, cuyos síntomas de desvaríos se parecen cada vez más a los de Venezuela, mantener la poca cordura que aún pueda quedar en la zona.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad