lunes 03 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Colombia y los vientos de integración latinoamericana

El próximo 10 de agosto se llevará a cabo en Quito, Ecuador, la III reunión ordinaria de Jefes de Estado de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas).

Hace pocos días una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores, que no se identificó, anunció que ni el Presidente Álvaro Uribe Vélez, ni el canciller Jaime Bermúdez, irán a ella. Las razones de tal decisión son de bulto habida consideración del punto crítico que atraviesan nuestras relaciones con Venezuela y Ecuador y la posición expresada por los presidentes de Brasil y Chile sobre el acuerdo militar que se está cristalizando entre Colombia y Estados Unidos.
La coyuntura diplomática entre Bogotá, Caracas y Quito desafortunadamente saca astillas en un año de intenso movimiento a nivel de los nuevos intentos de integración que recorren a Iberoamérica y al Caribe.

Hace 100 años los países de América Latina se reunían solamente cuando EU lo permitía y entre ellos pujaban para poner en evidencia cuál era el más cercano a los afectos de Washington. Hoy, los jefes de Estado de la subregión se reúnen con regularidad en organismos multilaterales que no tienen el tutelaje de EU, en tales cuerpos aceptan regímenes rechazados por Washington y en los eventos que realizan alzan la voz. Prueba de los intentos de integración subregional son la pasada Cumbre de Presidentes y jefes de Estado de los países de América Latina y el Caribe celebrada en Costa de Sauípe (Brasil), el Grupo de Río, el Mercosur, la ALBA y Unasur.

La no presencia del Presidente y del canciller de Colombia en la Cumbre de Quito no neutralizará el que en ella, más exactamente en el Consejo Suramericano de Defensa (adscrito a Unasur), se analice el acuerdo militar entre nuestro Estado y EU y se adopten posiciones que pueden incomodar al gobierno de nuestro país.

Ojalá en los comentarios que se hagan en Colombia sobre la Cumbre de Quito haya madurez, lo emocional no logre tapar el verdadero significado de tal reunión y nos percatemos que no es suficiente afirmar que el acuerdo con EU es un asunto de orden interno y que no tenemos nada que aclarar a la subregión, pues no podemos voltearle la espalda al subcontinente en un tema tan espinoso.

En Quito la agenda, además del problema de seguridad de las fronteras entre países de Sur América, comprende una reunión de ministros de salud de los países de Unasur y de México para acordar estrategias de compra de vacunas, antivirales y equipos de diagnóstico de la gripe A(H1N1), se avanzará en un tratado energético, se estudiará la lucha contra el narcotráfico, problemas de educación, cultura, ciencia y tecnología.

Colombia no se puede rezagar de la dinámica integracionista que hay en América Latina pues podemos quedarnos aislados, algo cuyas dimensiones son amplias y devastadoras.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad