martes 07 de abril de 2020 - 12:00 AM

Combatir la violencia de género en la cuarentena debe ser tarea permanente

La invitación es a que, una vez superada la crisis, se mantengan y multipliquen las medidas en contra de la violencia de género, una de las peores enfermedades que sufre nuestra sociedad.
Escuchar este artículo

Si un problema ha dejado en evidencia esta cuarentena es el de la violencia intrafamiliar, y especialmente el de la violencia contra la mujer. Cada vez se conocen más cifras que demuestran que de las tensiones o disfunciones crónicas que sufren las familias (y que se magnifican durante el encierro) las mujeres son las que están recibiendo la peor parte.

Hace solo dos días el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dio una alerta mundial al respecto, en una declaración oficial que contenía afirmaciones tan graves como que “Lamentablemente, muchas mujeres y niñas se encuentran particularmente expuestas a la violencia precisamente donde deberían estar protegidas de ella. En sus propias casas. Por eso hoy lanzo un nuevo llamamiento a la paz en sus propios hogares, en todo el mundo”.

Tiene toda la razón el secretario Guterres, y de su advertencia deben tomar nota, en primer lugar, las autoridades encargadas de prevenir y sancionar todo tipo de violencia que pueda ocurrir en el entorno familiar y, en segundo lugar, personas y entidades que han tenido y tendrán luego de esta circunstancia de aislamiento la responsabilidad sobre la educación de las personas para reforzar la solución de largo plazo a este problema.

A los roces propios de un aislamiento obligatorio, se agrega, en el caso de las familias de escasos recursos, el estrés derivado de una economía familiar que depende de la informalidad y el día a día, y a esto se suma el temor que toda la población afronta sobre la posibilidad de enfermar o morir como consecuencia del contagio con el coronavirus. Todas estas se convierten en condiciones para crear una situación de violencia en la que la primera víctima es la mujer.

Según cifras del gobierno departamental, desde que comenzó el confinamiento en Santander se han registrado 86 casos de agresiones físicas o sicológicas contra las mujeres, además de un intento de feminicidio.

Para atender estas situaciones, la Secretaría de la Mujer de la Gobernación de Santander habilitó una línea telefónica (6910980) con asesoría de sicólogos y abogados de la UIS, con el fin de que las mujeres puedan consultar y denunciar situaciones que sufran ellas, u otros miembros de su familia, de agresión o, incluso, atentados contra la vida. Son respuestas a hechos coyunturales que merecen reconocimiento.

La invitación es a que, una vez superada la crisis, se mantengan y multipliquen las medidas en contra de la violencia de género, una de las peores enfermedades que sufre nuestra sociedad.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad