lunes 16 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Con Joe Biden habrá que restaurar la confianza perdida en esta campaña

Gracias a la amplia trayectoria del hoy presidente electo, puede saberse con bastante aproximación la que puede ser su posición frente a Colombia y esta, sin duda, no estará marcada por revanchas y sí por líneas muy sólidas en cuanto al cumplimiento de los Acuerdos de Paz, el cambio climático y un nuevo enfoque en la lucha antidrogas
Escuchar este artículo

Luego de 48 años de haber comenzado en Washington su carrera pública, puede afirmarse que la materia en la que es todo un experto Joseph R. Biden Jr. es la política, de la que conoce sus luces, sus brillos engañosos, las sombras tenues y las tinieblas. Ahora que ha sido elegido presidente, puede decirse que la vida personal y política de Joe Biden ha pasado ya por todos los honores y todos los dolores: desde la muerte accidental de su esposa y su hija en 1972 y la de su hijo en 2015, hasta saberse el depositario de un mandato popular de 78 millones 663 mil compatriotas suyos, que lo hicieron el candidato más votado en la historia de Estados Unidos.

Luego de 36 años como senador, ocho como vicepresidente de Barack Obama y tres intentos por la presidencia, Biden puede ser todo, menos un ingenuo en política y conoce muy bien cuál es su papel como líder de su país, del continente y del mundo. Se le reconoce como un conciliador y un hombre de paz, desprovisto de rencores; esas características suyas, tanto las personales como las políticas, son las que más interesan hoy al país, luego de que la neutralidad tradicional de Colombia en las elecciones estadounidenses, se rompiera por acción tanto de congresistas como de funcionarios del gobierno Duque, que intervinieron pública y privadamente en favor de Donald Trump, aunque en sus declaraciones oficiales el Gobierno Nacional lo ha negado.

Gracias a la amplia trayectoria del hoy presidente electo, puede saberse con bastante aproximación la que puede ser su posición frente a Colombia y esta, sin duda, no estará marcada por revanchas y sí por líneas muy sólidas en cuanto al cumplimiento de los Acuerdos de Paz con las Farc, el cambio climático y un nuevo enfoque en la lucha antidrogas, más encaminada a asuntos de carácter social y político, y menos al combate policivo, una lucha que no ha permitido avanzar prácticamente nada, luego de varias décadas; además de esto, es muy probable que en el campo de los Derechos Humanos, la administración Biden también trace importantes derroteros a Colombia.

Si el nuevo presidente cobrará a nuestro gobierno la preferencia demostrada por su rival, no parece probable, dado el carácter serio y mediador de Joe Biden, pero, aún así, la administración Duque debe tomar las medidas necesarias para restaurar una confianza de la que, sin duda, carecerán los funcionarios de la entrante administración estadounidense con los que habrá que entenderse directa y permanentemente.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad