jueves 21 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Con sólo dólares no alcanza

El general Óscar Naranjo, director de la Policía Nacional, tiene toda la razón. Su solicitud al gobierno de los Estados Unidos para que ayude a controlar la proliferación de armas automáticas que llegan a Colombia provenientes de esa nación, está plenamente justificada. Y de paso, pone el dedo en uno de los mayores focos de la enfermedad.

Sí, ese cáncer que se llama tráfico de drogas, toma el control de todas las sociedades que infecta corrompiéndolas con dinero sucio y amenazándolas precisamente con el uso de las armas. De ahí que la petición del alto oficial no solo sea pertinente, sino que incluso, se queda corta.

Es que a la lucha para que el crimen organizado no obtenga armas que la mayoría de las veces son incluso mejores y más sofisticadas que las que tiene la fuerza pública, hay que sumarle la obtención fácil por parte de los procesadores de los insumos para fabricar droga.

En otras palabras, los químicos necesarios para mantener el negocio a todo vapor, también provienen de las naciones desarrolladas de donde en no pocas oportunidades, son exportados a Colombia sin mayor oposición de las autoridades locales.

Hasta ahora, el combate internacional contra el narcotráfico se ha basado principalmente en una recriminación de las naciones consumidoras a las productoras, de la mano de ayudas en efectivo para batallar principalmente contra los cultivos ilícitos, así como los envíos del alcaloide.

Sin embargo, hacen falta mucho más énfasis y dedicación a otros dos factores que con toda seguridad golpearían las raíces de tan oscuro negocio. Incluso más que las fumigaciones y los operativos en altamar, la frontera mexicana o los aeropuertos.

Se trata precisamente de un control más estricto a la obtención de armas e insumos con los cuales los barones de la droga generan sus ganancias y doblegan a las sociedades, así como una mayor consagración a prevenir el consumo que es el que realmente provee a los criminales de sus ingresos multimillonarios.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad