martes 11 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Crece la amenaza ambiental en el Anillo Vial

Lo que para los expertos es materia conocida es el hecho de que los inmensos volúmenes de tierra que están moviéndose en cercanías de Girón terminarán afectando también grandes sectores de la escarpa de Bucaramanga, con lo que se incrementará el riesgo de desestabilización de esos terrenos.
Escuchar este artículo

Preocupa seriamente la amenaza ambiental que sufre desde hace ya largo tiempo el área metropolitana, debido a múltiples hechos que significan un creciente deterioro del medio ambiente en una zona del departamento en la que reside algo más de un millón de personas que se ven enfrentadas a intensa deforestación en zonas de reserva, bien sea por personas inescrupulosas o por obras de distinta índole; los ríos y quebradas también sufren procesos cada vez más intensos de contaminación; el aire es altamente nocivo, especialmente en Girón y el occidente de Bucaramanga, por citar sólo algunos factores de tantos que deben preocuparnos.

Vanguardia acaba de publicar una denuncia que señala la manera como, poco a poco, y en virtud de la actitud complaciente o ausente de las autoridades frente a las múltiples quejas de la ciudadanía, la escarpa que se encuentra en los alrededores del Anillo Vial desaparece literalmente ante nuestros ojos, al parecer, como consecuencia del desarrollo de obras que se adelantan sin los permisos obligatorios.

Según lo han hecho ver algunos expertos en geología, así como los conocedores de los riesgos que esta situación genera y los líderes cívicos de varios sectores del Anillo Vial afectados por esta situación, la mayor responsabilidad de que nos encontremos en esta amenaza es la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, cuyas disposiciones, según ellos, dejaron desprotegidos esos terrenos que hoy vemos perderse a gran velocidad por el fenómeno menos natural y más destructivo para el medio ambiente: la mano del hombre.

En términos concretos, lo que ha sucedido es que la Corporación de Defensa levantó la calidad de Distrito Regional de Manejo Integrado sobre los terrenos del costado norte del Anillo Vial, lo que los hizo perder su protección ecosistémica de áreas reservadas y las dejó a merced de la expansión urbana.

Lo que para los expertos es materia conocida es el hecho de que los inmensos volúmenes de tierra que están moviéndose en cercanías de Girón terminarán afectando también grandes sectores de la escarpa de Bucaramanga, con lo que se incrementará el riesgo de desestabilización de esos terrenos.

En pocas palabras, las decisiones de la Cdmb y la falta de control de las autoridades sobre las construcciones ilegales estarían creando una situación potencialmente muy grave para varios cientos de miles de personas que habitan entre Girón y el occidente de la meseta de Bucaramanga, que debe atenderse urgentemente, si se quiere evitar una tragedia en los próximos años.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad