miércoles 23 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Cuando se esperaban soluciones, llegan más problemas para Cabecera

Por el hecho de que allí vive una comunidad que es cumplidora de sus deberes ciudadanos, y, además, porque es una zona de comercio y oficinas que hace un aporte muy significativo a la ciudad, Cabecera es un sector que merece mucho más respeto del que se le está mostrando por parte de esta administración

Mientras las quejas, las peticiones y las marchas de protesta de los habitantes de Cabecera del Llano siguen estrellándose contra el desinterés oficial y sus reclamos por los múltiples problemas que se desprenden del funcionamiento de negocios nocturnos en su sector son pasados por alto, la alcaldía, por el contrario, acaba de decretar la ampliación de los horarios de funcionamiento de bares, tabernas y discotecas de las dos a las tres de la mañana y en tres fechas de diciembre, hasta la seis de la madrugada. En los términos de los abuelos, al que no quiere caldo, le dan dos tazas.

Con esta nueva determinación, que se expidió para toda la ciudad, sin excepciones, los habitantes de Cabecera deben notificarse de que desde el primero de diciembre hasta el 10 de enero, sus noches van a ser más ruidosas, más conflictivas, más peligrosas, en una palabra, tantas veces mencionadas por los residentes, más desesperantes, porque de las promesas del alcalde de medidas especiales para su sector, acabamos de pasar a todo lo contrario: horarios extendidos, respaldo a la rumba y, muy seguramente, escasos controles de las autoridades que en esta temporada decembrina tiene que multiplicarse en toda la ciudad.

Hace solo tres días los redientes de Cabecera hacían una marcha, otra de tantas, que ha sido el único recurso que les ha quedado para hacerse oír de una administración que no parece interesarse lo suficiente por sus problemas, aunque el alcalde debería entender que los desastrosos resultados de su gobierno en este importante sector de la ciudad van a marcar en buena medida lo que será la historia de su paso por la administración municipal, porque el aumento de la inseguridad, de la contaminación, de intranquilidad, del descontento general en el sector, apuntan a malas notas en lo que será, al final, la calificación de su mandato.

Por el hecho de que allí vive una comunidad que es cumplidora de sus deberes ciudadanos, y, además, porque es una zona de comercio y oficinas que hace un aporte muy significativo a la ciudad, Cabecera es un sector que merece mucho más respeto del que se le está mostrando por parte de esta administración. El manido argumento de que allí viven personas pudientes y por eso no requieren tanta atención, además de ofensivo, es deshonesto, porque se debe gobernar para todos por igual y no es abandonando a su suerte a comunidades enteras como se cumple con el mandato democrático y con la ley.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad