domingo 17 de septiembre de 2023 - 12:00 AM

Cuidemos el legado del Maestro Botero en Bucaramanga

El dolor que produce la muerte de uno de los hombres más grandes de la historia del arte en Colombia, los bumangueses tenemos que acompañarlo con el que produce ver cómo hasta ahora hemos maltratado una hermosa pieza de su magnífica obra
Compartir

Sin que quepa alguna duda, Fernando Botero fue el artista plástico colombiano más brillante, respetado y conocido del mundo entero, que no solo trascenderá todos los tiempos en la historia del arte nacional, sino que su nombre también perdurará en la historia de la plástica mundial. La prolífica obra de Botero, tanto en sus lienzos como en sus esculturas monumentales que lo hicieron un caso único del arte contemporáneo, se considera un auténtico legado para la humanidad. Desde su muerte física, la vida y la obra de Botero pasaron a esa eternidad terrenal que a los grandes artistas les corresponde.

Ese fue Fernando Botero, uno de los más grandes dibujantes, pintores y escultores de la historia y un referente colosal, como sus esculturas, para el arte y la cultura en Colombia que tan pocas figuras de estas dimensiones logra consolidar, como es el caso de Botero, cuyas obras han sido rutilantes en subastas que las han vendido hasta por dos millones de dólares, como sus cuadros que han incrementado el prestigio a los más importantes museos del mundo y sus esculturas que ocupan lugares preponderantes en grandes capitales europeas como Londres, Roma, Madrid o París.

Bucaramanga tiene una de esas emblemáticas esculturas del Maestro Fernando Botero, la ‘Mujer de pié desnuda’, que es como la denominó su autor, pero que la informalidad de nuestra cultura dio en llamar simple y crudamente ‘la gorda de Botero’, y así como la licencia nos alcanzó para pasar su nombre real y auténtico a una especie de confianzudo alias, la insensibilidad frente al arte, en este caso, una de las expresiones más depuradas del arte escultórico del mundo, hizo que la escultura de Botero sirviera para el desprecio, la burla, la agresión, el abuso politiquero y publicitario.

Contra la ‘Mujer de pié desnuda’ de Fernando Botero, en el Parque San Pío, han arremetido cuantos han querido, de las formas más dañinas e irresponsables posibles, sin que tales actos parezcan conmover más que a un puñado de personas que ante su impotencia, se limitan a mirar con vergüenza estas contundentes expresiones de incultura. Lo deseable es que como sociedad apreciemos y cuidemos las obras de arte y expresiones culturales en cualquier espacio público de manera correcta, con sensibilidad.

El dolor que produce la muerte de uno de los hombres más grandes de la historia del arte en Colombia, los bumangueses tenemos que acompañarlo con el que produce ver cómo hasta ahora hemos maltratado una hermosa pieza de su magnífica obra.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad