jueves 02 de abril de 2020 - 12:00 AM

Cumplir el confinamiento debe ser un propósito general para Santander

todas las precauciones tomadas y el sacrificio de millones de colombianos que se han aislado pueden perderse si algunos miles de ciudadanos, de manera abiertamente irresponsable, continúan saliendo a la calle
Escuchar este artículo

A pesar de que el coronavirus ha recorrido prácticamente el mundo entero, son pocas las conclusiones ciertas que pueden sacarse sobre lo que es su comportamiento y cuáles son las mejores maneras de enfrentarlo, pero entre esas pocas certidumbres está la de que el confinamiento social ha dado resultado, especialmente si se combina con un suficiente y rápido número de análisis a personas que presenten síntomas. Los países que cerraron fronteras oportunamente y efectuaron un disciplinado aislamiento, como Singapur, Corea del Sur o Japón, han tenido hasta ahora excelentes resultados, mientras que países que fueron demorados en tomar las medidas o laxos para hacerlas cumplir, están hoy en serios problemas por sus altos índices de mortalidad, como Italia, España o Estados Unidos.

Si son precisas las cifras oficiales, Colombia ha tenido hasta ahora un desarrollo lento en el número de casos confirmados y una baja tasa de mortalidad, lo que puede deberse a un adecuado tiempo en el cierre de fronteras y puertos terrestres y aéreos, y al confinamiento social, que se hizo oportunamente. Pero todas las precauciones tomadas y el sacrificio de millones de colombianos que se han aislado pueden perderse si algunos miles de ciudadanos, de manera abiertamente irresponsable, continúan saliendo a la calle, congestionando los andenes, el transporte público, las plazas de mercado y los centros comerciales.

Lamentablemente entre esos ciudadanos inconscientes están algunos bumangueses y, en general, habitantes del área metropolitana, pues, a pesar de la recomendación de las autoridades, e incluso de las sanciones a que se exponen, continúan saliendo, al parecer sin importarles que pueden contagiarse con el virus y a partir de ahí convertirse en un foco ambulante de contaminación para decenas o centenas de personas. Estados Unidos, Italia y España, los países ya citados, tampoco se tomaron en serio el confinamiento, lo decidieron tarde y lo cumplieron a medias: hoy son las comunidades más lastimadas por las tasas de letalidad del COVID-19 que, si hubieran observado desde el principio las recomendaciones, no tenían por qué ser tan altas.

No se trata de reclamar más autoridad policial, sino mayor información a las personas que siguen en la calle. Así mismo, es necesario que la alcaldía y demás entidades del orden departamental y nacional, cumplan con la ayuda alimentaria a las personas que las requieren para su supervivencia diaria, que es el motivo que aducen algunos de los que aún salen a la calle a buscar la manera de sobrevivir.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad